Síguenos

Advertisement
Katy Perry llegando a los MTV Video Music Awards 2017. (Chris Pizzello/Invision/AP)

No ha sido el mejor año para Katheryn Perry. A Witness no le fue muy bien, su intento por ser “consciente” no fue muy convincente y su reciente participación como anfitriona de los VMA fue bastante floja. Y se pone peor. La cantante de "Swish Swish" está siendo demandada por una ex-empleada, de acuerdo con TMZ. Christina Fish afirma que la contrataron en 2014 para su gira Prismatic World Tour. Durante el concierto de Perry en Raleigh, North Carolina, alguien le pidió a Fish que moviera un muro. Desafortunadamente, este se atoró y rodó por encima de su pie.

Fish dice que le ofrecieron hielo, pero que nadie se ofreció a llevarla al hospital ni llamaron una ambulancia. Ella tuvo que llamar a un amigo que la llevó a la sala de emergencias. Fish dice que, en consecuencia, su dedo se gangrenó y se lo tuvieron que amputar. Además de la amputación física, Fish alega que sufrió “daños emocionales” como resultado de las instrucciones de sus ortopedistas de que se dejara el “dedo muerto” pegado lo más posible antes de su cirugía. TMZ también señala que, a causa de esa cirugía, ya no puede practicar yoga. Como resultado, Fish está demandando a Perry, Live Nation y a algunas compañías de producción de eventos por una cantidad de dinero hasta ahora desconocida a raíz del dedo perdido. TMZ también tiene las fotos… si te nace verlas. Nosotros no lo recomendamos.

Advertisement

Relacionados