Síguenos

Advertisement
Foto: Scott Roth / Invision / AP

El cinismo de Chris Brown nunca dejará de sorprendernos. No conforme con haber golpeado a Rihanna durante una discusión que la pareja tuvo en 2009 cuando se dirigían a la entrega de los Grammy, el cantente consideró oportuno lanzar un documental en el que da su versión de los hechos.

En Welcome to My Life (no, gracias), Brown habla sobre la golpiza que le dio a Rihanna en aquella ocasión. Explica que tras haberle sido infiel, ella había perdido la confianza en él. Al enterarse de que la mujer con quien la engañó estaría en el evento al que se dirigían, “Rihanna se volvió loca y me golpeó mientras conducía, por lo que le respondí con un puñetazo en la boca; fue en ese momento cuando me di cuenta de que había perdido el control”.

Por supuesto, Brown casi se pone a llorar cuando se refiere a esa noche en su documental. De alguna manera intenta justificarse, pues explica también que tras el engaño, las peleas y agresiones “por ambas partes” se volvieron algo cotidiano entre ellos.

Quizás se trate de un intento por limpiar su obscuro pasado, pero el haber traído a la luz este terrible episodio con la intención de redimirse es una de las estrategias más siniestras y despreciables de las que hemos sido testigos en muchos años.

Esa noche de 2009, Chris Brown golpeó con tanta violencia a Rihanna que la dejó desmayada. Brown rodeó con sus manos el cuello de la cantante y le dio varios puñetazos mientras le decía que iba a matarla. Al ver que la había dejado inconsciente, huyó del lugar.

En medio del escándalo de aquellos días, algunos medios hablaron sobre el pasado violento de Brown, quien –reportó The Mirror– había amenazado de muerte a su padrastro siendo apenas un adolescente.

En 2016, Chris Brown volvió a ser detenido por la policía tras agredir con un arma de fuego a una mujer en la puerta de su casa, quien llamó al 911 para reportar lo que pasaba. El cantante salió tras pagar una fianza de 250 mil dólares.

Advertisement

Relacionados