Síguenos

Advertisement
Martin Solveig y Ada Hegerberg.

La revista francesa especializada en futbol, France Football, celebró recientemente su noche de gala en la que se entregaron premios a lo mejor del deporte más popular del planeta.

La celebración fue particularmente especial debido a que se entregó el primer Balón de Oro a una mujer. La galardonada fue Ada Hegerberg, jugadora noruega que milita en el Lyon de Francia, club que a su vez pertenece a la primera división femenil del país galo.

Cuando Hegerberg recibió el premio, su discurso no pudo ser más claro: “Chicas de todo el mundo, por favor, crean en sí mismas”.

Martin Solveig, DJ y productor, fungía como conductor del evento y como es la costumbre en estas premiaciones se busca que quien conduce haga también labores de humorista.

Fue así como a Solveig se le ocurrió preguntarle a la jugadora si sabía hacer twerking, conocido también como "perreo". La atleta de 23 años realizó un claro gesto de desagrado y respondió con un enfático “no”. Antes de que las cosas se descompusieran más, el presentador David Ginola apareció para romper la tensión.

Martin Solveig asks first female Ballon d'Or winner if she can twerk

En algún punto, Solveig y Hegerberg bailaron de la mano un tema de Frank Sinatra. Como sucede en casos similares, internet no perdona y el comentario de Solveig fue sometido a la corte pública de las redes.

La periodista Mamen Hidalgo, el tenista Andy Murray y la también jugadora de futbol Ana Lucía Martínez alzaron la voz y condenaron lo ocurrido. Martínez, jugadora guatemalteca que milita en el Madrid CFF, subrayó que a las mujeres se les ve solo como un objeto sexual y que el contexto deportivo aún es muy machista. Por su parte, Solveig, recurrió a Twitter para pedir disculpas públicas. La misma Hegerberg comentó que no era algo tan grave.

Habría que explorar un poco el significado de la palabra twerking, que bien su equivalente sería “perreo” en español, este último está más asociado a la explosión del reggaetón a finales de los noventa.

El twerking nació en Nueva Orleans hace más de 30 años y se popularizó en las comunidades negras gracias al hip hop. El término surge de la fusión de las palabras “twist” y “jerk”. Es un estilo de baile que conlleva una marcada connotación sexual y tiene por igual defensores como críticos, quienes lo consideran un estereotipo negativo para las mujeres en general. Sin embargo, para otros, es un tipo de baile por medio del cual las mujeres reivindican la libertad sobre su cuerpo y se empoderan.

En los actuales enfrentamientos que se dan en redes sociales, cualquier comentario fuera de lugar basta para que se inicien toda clase de cacerías y linchamientos. Pero también es cierto que el futbol femenil aún busca un reconocimiento a la par del masculino, por lo que este tipo de luchas forman parte del empedrado camino que aún falta por recorrer para que las mujeres deportistas sean respetadas y reconocidas en el mundo del futbol mundial.

Recientemente la selección femenil mexicana sub 17 logró llegar a la final de la especialidad, algo que la selección mayor varonil difícilmente podrá lograr algún día. El ascenso de las ligas de futbol femenil en todo el mundo ponen en evidencia que este tipo de comentarios quedan totalmente fuera de lugar...

Advertisement

Relacionados