Síguenos

Advertisement
Dibujo de la corte en la que se está llevando a cabo el juicio Swift vs. Mueller (Jeff Kandyba via AP).

Hoy (10 de agosto), Taylor Swift subió al estrado para testificar contra David Mueller, un ex-DJ de la estación de radio KYGO quien supuestamente manoseó a la estrella en un evento de meet-and-greet. El incidente ocurrió en el Pepsi Center de Denver en 2013, cuando Swift afirma que Mueller la tocó de forma inapropiada mientras posaban para una foto. Hoy hizo eco de su deposición previa al juicio en la corte, según reporta CNN.

Lee: El juicio de abuso sexual de Taylor Swift empieza hoy

Swift explicó la logística del incidente “horroroso y estremecedor”: le estaban dando la espalda a la pared y ella acusa a Mueller de haberla agarrado en una zona que él pensó que nadie podría ver (Swift dice que su guardaespaldas, Greg Dent, vio a Mueller subirle la falda). "Lo que el sr. Mueller hizo fue muy intencional", dijo Swift mientras respondía preguntas del abogado de Mueller, Gabriel McFarland, durante su interrogatorio. "Soy crítica de su cliente porque metió su mano debajo de mi falda y me agarró el trasero”.

McFarland procedió a tratar de averiguar si Swift se sintió culpable cuando se enteró de que despidieron a Mueller en 2015, pero ella se mostró inquebrantable. Él también intentó usar una foto del meet-and-greet para absolver a Mueller (vía CNN):

"No te voy a permitir a ti o a tu cliente que me hagan sentir que esto es de algún modo mi culpa, porque no lo es”, dijo. “Me están echando la culpa por los eventos desafortunados de su vida que son producto de sus decisiones y no de las mías”, agregó más tarde Swift.

En un momento del juicio, McFarland sacó una foto del meet-and-greet donde aparecen Swift, Mueller y la entonces novia de Mueller, Shannon Melcher. Cada uno de los lados del juicio ha intentado usar esa foto para respaldar sus argumentos, pero Swift rechazó la declaración de McFarland de que la foto no mostraba algo inapropiado.

"Gabe, esto es una foto de él con su mano dentro de mi falda -- con su mano en mi trasero", dijo. “Puedes hacerme un millón de preguntas y nunca voy a contestar algo diferente. Nunca he dicho nada distinto”.

Ayer, la mamá de Swift testificó y habló del momento en que se enteró del incidente. "Quería vomitar y llorar al mismo tiempo”, dijo. Mueller, quién está demandando a Swift por 3 millones de dólares en daños, ha afirmado constantemente que mientras que la foto pudo haber sido “rara” o “incómoda”, lo único que hizo fue tocarla en las costillas con el puño cerrado.

Swift no está buscando una retribución económica por parte de Mueller (su contrademanda es por $1) pero tiene la esperanza de que este caso pueda servir como “un ejemplo para que otras mujeres puedan resistirse a revivir públicamente actos escandalosos y humillantes similares”.

Advertisement

Relacionados