Síguenos

Advertisement
Taylor Swift en un concierto durante Reputation Stadium Tour en Atlanta.

El lunes, Taylor Swift marcó un antes y un después en la historia de la música. Al anunciar su nuevo contrato discográfico con Universal Music, se dio a conocer que el acuerdo incluye una disposición nunca antes contemplada: la disquera debe entregar a todos los artistas de su catálogo una provisión no recuperable de cualquier posible venta de acciones de Universal a Spotify.

De acuerdo con Rolling Stone, hace algunos años Universal, Sony y Warner adquirieron acciones en Spotify, y las tres prometieron que en algún momento los artistas se beneficiarían de ello, pero nunca se dio a conocer algo concreto al respecto.

Esta vez, el acuerdo firmado con Taylor Swift no deja lugar para ambigüedades: la hipotética venta de acciones tendría que traducirse en pagos a los artistas de Universal sin importar el estatus de sus cuentas (es decir, no importará si están en números rojos por haber recibido anticipos no recuperados).

Si los términos del acuerdo quedaron de esta manera fue para evitar lo que Warner hizo con sus artistas, pues esas fueron precisamente las condiciones que les puso cuando llegó el momento de pagarles por la venta de acciones.

En Instagram, Swift comentó sobre el acuerdo: "Ellos han aceptado generosamente esto, pues creen que serán términos mucho mejores y mejores pagos que los de otros sellos importantes. Creo firmemente que el streaming está basado y continúa prosperando gracias a la magia creada por artistas, compositores y productores”, señaló.

No es la primera vez que Swift usa su poder para ayudar a otros artistas. De acuerdo con Billboard, 2015, Swift escribió una carta abierta al CEO de Apple, Tim Cook, en la que pedía a la compañía que eliminara su política de no pagar a sus artistas y productores durante el periodo de tres meses de prueba gratuita para promover el lanzamiento de Apple Music. Cook le tomó la palabra y eliminó esa política.

Fue una movida que beneficiará enormemente a músicos emergentes, quienes tienen una base de fans que consumen su música casi exclusivamente vía streaming. Y aunque se revelaron muchos detalles del acuerdo, no se informó sobre los montos de lo que Universal Music pagó a la artista para cerrar el contrato.

Según datos citados por Music Business Worldwide, Universal tiene una participación de alrededor del 3.5 % en Spotify, la cual tiene un valor de mil millones de dólares, según la valoración actual de Spotify en la Bolsa, que es de 28 mil millones.

Las reproducciones en streaming se han convertido en la principal fuente de ingresos de las disqueras. De acuerdo con el Reporte Global de la Música 2018, hay 176 millones de usuarios de paga que han contribuido a que su crecimiento anual haya representado un salto de 41%. Este reporte arrojó también un dato muy importante: el streaming superó por primera vez a las ventas físicas y a las descargas digitales.

Sobre el acuerdo, Swift añadió: "Es una señal de que nos dirigimos hacia un cambio positivo para los creadores, una meta que nunca dejaré de intentar ayudar a lograr, de la manera que pueda. Estoy muy feliz de tener a Sir Lucian Grainge (presidente y director ejecutivo de Universal) como aliado en este esfuerzo”.

Advertisement

Relacionados