Síguenos

Advertisement
javier-reyes-principe-corrido.jpg

El 9 de febrero fue asesinado el cantante Javier Reyes, “El Príncipe del Corrido”, en la delegación Tláhuac de la Ciudad de México.

De acuerdo con los reportes policiales, Reyes, quien tenía 32 años de edad, fue acribillado alrededor de la 1:20 de la madrugada mientras conducía una camioneta Buick Enclave, de donde fue trasladado al hospital por los paramédicos.

La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México inició una investigación por el delito de homicidio doloso por arma de fuego.

A raíz de su muerte, diversos medios han dado a conocer la cercana relación que Reyes tenía con el crimen organizado, particularmente con quien fuera líder del cártel de Tláhuac, Felipe de Jesús Pérez Luna, “El Ojos”, abatido por elementos de la Secretaría de Marina y de la Policía Federal en julio de 2017.

De acuerdo con El Universal, “El Príncipe del Corrido” se dio a conocer en agosto de 2015 por el narcocorrido “El Corridón”, dedicado a “El Ojos”.

La letra de la canción dice: “Aquí no se mueve nada sin consultarme primero, tengo gente de confianza que se muere en el ruedo, mi trabajo me ha costado mantenerme en este puesto, no me busque ni le rasquen porque los mando al infierno”.

“Y sigo vigente con toda mi gente, comandando el cártel siempre muy al frente, mi nombre es noticia: El Ojos, el Mal, soy Felipe Pérez”, cantaba Reyes en una abierta apología del actuar del narcotraficante.

Según El Universal, la relación entre Reyes y “El Ojos” se hizo pública después de que el cantante usara un BMW Z4 y un Mercedes Benz de “El Ojos” en uno de sus videos musicales. En ese BMW fue detenido Gerardo “N”, yerno de “El Ojos”, cuando trasladaba 200 grapas de cocaína, cinco kilos de marihuana y pastillas sicotrópicas.

“El Príncipe del Corrido” es hoy uno más en la extensa lista de cantantes de regional presuntamente asesinados por su cercanía –forzada o voluntaria– con el narco.

En un recuento realizado por el periodista Héctor de Mauleón en su columna En tercera persona, se menciona a Sergio Gómez, vocalista de K-Paz de la Sierra, quien fue mandado a matar por Nazario Moreno, “El Chayo”, después de haber ignorado la advertencia de no volver a poner un pie en Michoacán.

En 2006 el cantante Valentín Elizalde, “El Gallo de Oro”, fue asesinado al salir de una feria en Reynosa debido, según las versiones, a que el cantante inició y cerró el concierto con la canción “A mis enemigos”, dedicada a Los Zetas.

En 2009, cuando la Marina realizó un operativo en el que iban tras Arturo Beltrán Leyva, quien se dio a la fuga, sólo encontraron a varios músicos que habían tocado esa noche: Ramón Ayala y los Bravos del Norte, Los Cadetes de Linares y el Grupo Torrente, señala De Mauleón en su texto.

El narcocorrido dedicado a “El Ojos” se escuchó por primera vez en la Feria de Zapotitlán, la más importante, de acuerdo con Debate, en la delegación Tláhuac, y una de las más importantes del centro del país, junto con la feria de Texcoco y la de San Marcos. Además, reporta el diario, Reyes solía cantar en las fiestas que organizaba el hijo de Pérez Luna, apodado “El MK”.

Advertisement

Relacionados