Síguenos

Advertisement
Foto: Grant Pollard / Invision / AP

Un político de extrema izquierda, urinarios que generan energía sustentable y una estrella de Hollywood aprovechando la ocasión para filmar una escena de su próxima película. A sus 46 años, Glastonbury sigue siendo un evento para sentir el pulso del Reino Unido, marcar tendencia y generar conversación sin importar lo acertado de su cartel.

Y claro, no podía faltar la noticia falsa. Esa que afirmó que los fans de Radiohead habían ovacionado a la banda después de verlos afinar sus instrumentos durante tres minutos, creyendo que se trataba de una nueva canción. Quien empezó a correr este rumor se tomó el tiempo de adjuntar un falso screenshot del sitio de noticias de la BBC cuyo titular decía: “Radiohead crowd left red-faced after applauding three minute guitar tuning, mistaking it for new song” / "El público de Radiohead, avergonzado después de aplaudir una afinación de tres minutos, creyendo que era una nueva canción".

La Corbynmanía hizo que esta edición de Glastonbury fuera de las más politizadas en años. Uno de los cánticos más repetidos durante el festival fue “Oh, Jeremy Corbyn” (cantado a ritmo de “Seven Nation Army” de los White Stripes), mediante el cual miles de asistentes mostraron su apoyo al líder de los laboristas británicos. Previo a la presentación de Run the Jewels, Corbyn subió al escenario a dar un breve discurso en el que citó un fragmento de The Mask of Anarchy, de Shelley:

“Rise, like lions after slumber,
In unvanquishable number!
Shake your chains to earth like dew
Which in sleep had fallen on you:
Ye are many—they are few!”

"Levántense como leones después del sueño, en un número imposible de vencer, libérense de las cadenas que han caído sobre ustedes durante el sueño. Ustedes son muchos, ellos son pocos”.

Corbyn cerró con un mensaje para Trump: “Debemos construir puentes, no muros”.

Otra de las noticias no musicales de Glastonbury la dio el Pee Power, un maravilloso invento estrenado en la edición 2015 del festival que consiste en la instalación de urinarios generadores de energía sustentable.

Gracias a la energía generada a través de este transformador fue posible ofrecer iluminación en algunas áreas, mantener el correcto funcionamiento de las pantallas informativas y cargar los celulares, según informó El Espectador.

Pero el show verdaderamente inesperado fue el del Bradley Cooper, quien de pronto subió al escenario con una guitarra para grabar una escena de la película A Star is Born, de la cual es protagonista y director. Así, sin aviso previo y sin aclaración posterior, agradeció al público mientras se encontraba rodeado del equipo a cargo de la filmación y, un poco después, presentó el acto de Kris Kristofferson.

Como suele anunciarse cada seis años, no habrá Glastonbury 2018 debido a que los organizadores del festival dejan descansar el terreno donde se realiza (Worthy Farm, una granja en Pilton, Somerset) para evitar daños excesivos en el entorno, reportó The Sun.

La posibilidad de llevar a cabo el evento dependerá de si logran concretar el reencuentro de una banda importante para el próximo año. Determinado a no decepcionar a los 170 mil asistentes de Glastonbury, su fundador, Michael Eavis, dijo que si consigue negociar esto, trasladaría el evento a otro sitio.

Lo que sabemos con certeza es que el festival Glastonbury se celebrará como es tradicional en Worthy Farm en 2019.

Advertisement

Relacionados