Síguenos

Advertisement
Foto: Guillermo Arias / AP

En días recientes diversos medios retomaron las declaraciones hechas por Yuri en una entrevista con CNN en español sobre una agresión sexual de la que fue víctima cuando era niña.

Durante la charla con el periodista Camilo Egaña, la cantante relató cómo se dio esta difícil situación. Estaba en el consultorio de su papá cuando un hombre le pidió que se acercara, hasta que este de algún modo la convenció, llegó con él y tocó su entrepierna, ella de inmediato se alejó del tipo.

Su padre se enteró de lo ocurrido y, ahí mismo, se avalanzó sobre el tipo. “Lo tuvieron que apartar porque con los golpes casi lo mata”, explicó Yuri sobre el tema.

En un momento en el que hablar públicamente de situaciones relacionadas con agresiones sexuales y abusos empieza a volverse algo frecuente en Hollywood, llama la atención lo poco abierto que se ha mostrado el medio artístico en México para tocar estos temas.

Justo esta semana, una exparticipante de La Academia acusó a Pablo Montero de acoso sexual. La cantante Rubí Mendivil dijo al diario Debate: “Cuando salí de La Academia me vine a vivir a la Ciudad de México y comencé a trabajar en un restaurante, mismo donde Pablo Montero me vio y me mandó a su chofer para invitarme a una cita de trabajo. Era para hacer votos en su show y le di mi número, porque yo tenía la esperanza de trabajar. Entonces el chofer me invitó a una reunión de trabajo en un restaurante donde estuvo Pablo y al llegar no fue así”, señaló.

“Me pidió que me sentara al lado de su amigo (el chofer) y hablaba como con la boca cerrada, como si se estuviera escondiendo y de repente empezó a hablar de otras cosas y me empezó a tocar la pierna y con su pie empezaba a acariciarme, obvio me sentía incómoda, tenía 20 años y no sabía cómo actuar”, dijo Mendivil.

Esta situación ocurrió cuando Mendivil acababa de salir del reality show de TV Azteca, en 2012. En la entrevista con Debate dijo también que Montero quiso aprovecharse de su situación:

“Al ver que venía de provincia se aprovechó, le dije que me tenía que ir a mi casa, me dijo que me llevaría con su chofer, me subí a su camioneta y durante el trayecto seguían sin hablar de trabajo y me miraba raro, al llegar a mi casa me bajé de la camioneta y de repente se bajó y me quiso besar a la fuerza, cuando pasó eso, le di una bofetada y me dijo que así le gustaban”, señaló.

La cantante expresó que Montero usó su posición y su fama para aprovecharse de su situación, pues ella realmente tenía la esperanza de que hablaran de algún proyecto de trabajo, acababa de llegar a vivir a la Ciudad de México y tenía apenas 20 años de edad.

Para conocer la postura de Pablo Montero al respecto, el periodista Gustavo Adolfo Infante se puso en contacto con él para entrevistarlo en su programa De Primera Mano, a lo que el cantante le respondió: “Ni conozco a esa chava. Me parece un asunto sin importancia”, por lo que se negó a dar la entrevista.

“Me parece muy chafa el asunto y ni siquiera lo voy a tomar en cuenta”, aseguró Montero sobre el tema, citado por Gustavo Adolfo Infante.

Hasta el momento, las denuncias por acoso sexual en el medio artístico mexicano se han dado de manera aislada. Recientemente, la actriz Karla Souza dio a conocer que fue víctima de esta práctica. Poco después, al preguntarle sobre el tema, Ana Claudia Talancón confesó que, además de acoso sexual, padeció otro tipo de abusos.

“A veces la gente puede no acosarte sexualmente, pero puede haber diferentes tipos de abuso que pueden ser desde ciertas clases de intimidaciones hasta acosos directamente sexuales. No ha sido nada más una vez. Desgraciadamente, alguna vez me acuerdo yo estaba muy jovencita, me intimidé con alguien que estaba hablando por teléfono mientras yo estaba firmando un contrato.

Esta persona se portó de lo más grosero en la llamada telefónica y al voltearse a hablar conmigo me dijo ‘¿vas a firmar el contrato? o hay una lista de niñas listas para firmar el contrato que te estamos ofreciendo’. En ese momento yo pensaba: 'no, pero lo quiero leer, espérenme'. No supe bien qué hacer, gracias a Dios las cosas se resolvieron bien, pero fue intimidante, y eso se da con frecuencia con personas que abusan de su poder”, explicó.

Advertisement

Relacionados