Síguenos

Advertisement
Foto:  J Pat Carter / AP

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, presentó un video en su programa de televisión Los domingos con Maduro en el que sustituye la letra de la canción “Despacito” para lanzar un llamado a votar por la Asamblea Constituyente el próximo 30 de julio.

Conservando el ritmo de la canción de Luis Fonsi, el video muestra a Maduro aplaudiendo y a un grupo de gente bailando reggaeton. El mensaje dice: “Querido hermano aquí estoy cantándote, tengo un gran mensaje para ti, el llamado a la Constituyente que quiere unir al país… Despacito, ejerce tu voto en vez de las balas y ve con tus ideas siempre en paz y en calma”.

Los compositores de la canción, Luis Fonsi y Erika Ender, manifestaron en redes sociales su absoluto rechazo a esta versión de “Despacito”. En sus respectivos comentarios aclaran que no se les pidió permiso para usar su música con este propósito.

El mensaje de Erika Ender en Facebook dice:

“NO ESTOY DE ACUERDO CON ESTO. No puedo ver tanto dolor en gente a la que quiero tanto. Gente guerrera, gente con voluntad de hierro... Gente buena, que no deja de luchar por la libertad de derechos y de expresión... Amo Venezuela, tierra que me ha dado verdaderos hermanos de corazón. Hermanos que sufren por la situación que existe. Ver que una canción, en la que tengo co-autoría, se utilice sin permiso para publicitar campañas vinculadas a un régimen que tiene descontento y sufriendo a un país, lejos de alegrarme, me indigna y NO APRUEBO que se utilice”.

Por su parte, Luis Fonsi publicó en Twitter el siguiente mensaje:

“En repetidas ocasiones he dicho lo mucho que disfruto las versiones que han salido de “Despacito” a nivel mundial, sin embargo considero debe haber un límite. En ningún momento se me ha consultado, ni yo he autorizado el cambio de la letra de Despacito para fines políticos, mucho menos en la deplorable situación que vive un país al que quiero tanto como es Venezuela. Mi música es para todos aquellos que quieran escucharla y disfrutarla, no para usarla como propaganda que intenta manipular la voluntad de un pueblo que está pidiendo a gritos su libertad y un mejor futuro”.

El domingo 16 de julio la oposición venezolana convocó a un plebiscito no vinculante que buscaba poner en evidencia el rechazo popular a la Asamblea Nacional Constituyente.

Más de siete millones de venezolanos participaron en la consulta, con lo que “se demostró que Nicolás Maduro podría ser revocado; pues se trata casi del mismo número de votos con el que fue elegido presidente”, dijo Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, al New York Times.

La convocatoria del 30 de julio, organizada a petición de Maduro, se realizará para elegir a los integrantes de la Asamblea Nacional Constituyente, por lo que el gobierno no está dispuesto a reconocer los resultados de la consulta del 16 de julio.

Advertisement