Síguenos

Advertisement
AP Photo/John Locher

Hace un par de meses, 58 asistentes al Route 91 Harvest Festival, en Las Vegas, fueron asesinados en una masacre en la que también hubo cientos de heridos. Este lunes, los abogados Chad Pinkerton y Mo Aziz demandaron a MGM Resorts International, compañía propietaria del Mandalay Bay, en donde se celebraba el festival, y a Live Nation Entertainment, promotores del concierto.

De acuerdo con Billboard, las empresas enfrentarán cuatro demandas: dos de homicidio culposo, una con motivo de la herida en la cabeza de una mujer, y otra por 450 personas lastimadas.

Lee: Britney Spears donó una pintura para recaudar fondos para las víctimas de la masacre en Las Vegas

Los documentos también incluyen la renovación de una declaración de negligencia originalmente presentada el 10 de octubre por una mujer cuyo caso había sido cerrado el viernes. De hecho, la semana pasada fueron archivados los casos presentados por 14 personas que acudieron al festival.

Aunque es muy complicado responsabilizar a alguien que no haya sido quien disparó directamente, es decir, a Stephen Paddock, Pinkerton sostiene que la tragedia se pudo haber evitado si el hotel hubiera seguido las políticas de posesión de armas y se hubieran seguido ciertas medidas de seguridad. “Esta fue la falla de seguridad en un venue más grave en la historia de Estados Unidos”, declaró el abogado.

Lee: El asesino de Las Vegas también reservó cuartos de hotel cerca de Lollapalooza

En la masacre, Paddock disparó durante 10 minutos desde un cuarto del piso 32 del Mandalay Bay, después de pasar días guardando un arsenal de armas. Se suicidó antes de que las autoridades llegaran a su cuarto.

Advertisement

Relacionados