Síguenos

Advertisement
anuel-aa-real-hasta-la-muerte.jpg

El trapero Emmanuel Gazmey Santiago, mejor conocido como Anuel AA, fue arrestado en San Juan, Puerto Rico en abril de 2016 por posesión de armas de fuego. El cantante estaba en el coche de un amigo donde había armas. A pesar de no tener antecedentes penales, se le negó la libertad bajo fianza.

En junio de 2017 fue sentenciado a 30 meses de cárcel. Al enterarse de esto, Anuel dijo que lo que más le preocupaba era que su hijo de dos años pensara que lo había abandonado.

La sentencia de 30 meses se cumplió en su totalidad en cuatro prisiones diferentes, en Puerto Rico, Atlanta y Miami. Finalmente, en mayo pasado, el músico salió de la cárcel para después permancer en una casa donde participó en un programa de rehabilitación, previo a su inserción a la sociedad.

En este tiempo, señala El Mundo, Anuel AA recibió la visita de sus mejores amigos dentro del mundo de la música, encuentros que muchos de ellos compartieron en Instagram y en los que se les veía muy alegres de poder estar de nuevo con el puertorriqueño.

En la primera entrevista que ofreció un medio después de salir de prisión, Anuel AA dijo a Billboard: “Sabía que me iban a mandar a la cárcel. Porque a mí me arrestaron por todo lo que hablo en mis canciones, que es real, lo que la gente ve y vive en las calles. A mí no me arrestaron los federales, me arrestó la policía estatal de Puerto Rico”.

Horas después de salir de la casa (el 17 de julio) en la que estuvo en rehabilitación, lanzó su álbum debut, Real hasta la muerte, que incluye colaboraciones con Ozuna, Zion, Wisin y Ñengo Flow. La producción estuvo a cargo de Chris Jeday.

Sobre su experiencia en la cárcel, dijo: “Hubo momentos en los que me sentía muy desesperado, pero yo tengo un plan siempre. Tuve paciencia y confié en Dios. Salí y saqué un disco. Aprendí a hablar con Dios en la prisión; de todo lo negativo saco algo positivo.Teníamos algunas canciones grabadas y otras las grabé desde la cárcel. Las cantaba por teléfono, pero allá mi voz llegaba atrasada. Fue difícil”.

Al salir de la cárcel, lo esperaba su familia. Así relató el encuentro: “Ahí estaban esperándome, mi niño, mi papá, mi hermano. Mi familia de verdad. Lo primero que hice fue abrazar a mi hijo. Cuando estaba en la cárcel le hablaba por teléfono todo el tiempo, y me mandaban fotos de él, de mis sobrinos. Siempre me mantuve en comunicación con él, a pesar de que durante un año no me lo aceptaron en la visita”.

Los primeros meses fueron los más difíciles. Su rutina diaria en libertad incluía varias horas dedicadas a pensar en canciones, pero ante la frustración de estar encerrado, Anuel simplemente no pudo hacerlo. En su lugar, se puso a hacer ejercicio, pues, como bien aclara, no es que haya mucho más que hacer en una cárcel. “Despejar la mente y no pensar en la calle”, es lo que hacía.

Desde que estaba en la cárcel se estuvieron lanzando algunos de los temas que habían grabado y, de algún modo, la noticia sobre su encarcelamiento había dado la vuelta al mundo, lo cual despertó el interés de mucha gente en su música.

En todo este proceso, su defensor número uno fue Ozuna, quien lo llamó “la cara del trap”, además de que le dedicó el premio Billboard a Artista del Año que recibió en abril pasado.

Sobre su relación con Ozuna, Anuel dijo: “Nos conocemos desde antes de ser famosos. Los dos trabajábamos mucho, pero no éramos conocidos. Después él tuvo éxito con un tema, yo tuve éxito con otro. Siguieron un par de colaboraciones juntos, y más tarde una tercera, ‘La ocasión’, en la que también estuvieron De La Ghetto y Arcangel, y gracias a la cual logramos la internacionalización”.

En este nuevo disco hay una colaboración con Ozuna, “Brindemos”, una especie de celebración de la amistad y del hecho de estar libre. “La melodía es de Ozuna, yo tomé el coro y le cambié la letra, para darle un tono más fuerte y con alma. Yo no escribo, escucho el ritmo y empiezo a grabar del alma. Así es como trabajo en el estudio: poco a poco voy montando el tema”, explicó.


Advertisement

Relacionados