Síguenos

Advertisement
Foto de Linh Pham / Getty Images

Josephine de La Baume, esposa del productor y DJ Mark Ronson, inició los trámites para la disolución legal de su matrimonio, según reportó el sitio TMZ.

¿La razón? Diferencias irreconciliables. La pareja se casó en septiembre de 2011 en una ceremonia a la que asistieron, entre muchos otros famosos, Sean Lennon, Kate Moss, Lily Allen, Irina Lazareanu y Charlotte Kemp Muhl.

Después de más de cinco años de relación la pareja no tuvo hijos. Sin embargo, Josephine presentó una solicitud de pensión conyugal correspondiente a la situación económica de ambos y al tiempo que estuvieron juntos.

Y claro, Mark y Josephine no están solos: a pesar de que la tasa de divorcios es del 50% en las primeras nupcias y del 75% en los segundos matrimonios, según las cifras presentadas por la investigadora y terapeuta Esther Perel en su libro Mating in Captivity, tanto los famosos como los simples mortales siguen aferrándose a la solidez estructural de este tipo de unión.

Aunque, ya lo decía Bob Dylan, “los tiempos están cambiando”. Hoy la gente se casa, se divorcia, vuelve a la soltería por un tiempo, sale con varias parejas, se vuelve a casar, se divorcia, se casa por tercera vez o las que sean necesarias. Ante esta tendencia, cualquiera se confunde. Nadie podría culpar a Ellen DeGeneres por haber olvidado que Katy Perry había estado casada con Russell Brand mientras la entrevistaba en su show esta semana.

Aquí, el momento incómodo-divertido:

'Will You Perry Me?' with Katy Perry

Así pues, con tantas historias fallidas la pregunta sería, ¿la unidad que tantos prometen mantener, no es en sí misma una fantasía? Recordemos el caso de Jamie Hince de The Kills y Kate Moss. En febrero del año pasado, el Daily Mail publicó que el músico señaló la infidelidad de la modelo como uno de los motivos de su separación: desde 2015, Kate inició una relación con el fotógrafo Nikolai Von Bismarck.

Kate & Nikolai in the Switzerland recently. Via @voguishcat Una publicación compartida de Kate Moss Latest ⚡️ (@katemosslatest) el 21 de Feb de 2016 a la(s) 7:42 PST

Deténganme si empiezo a sonar a abuelita conservadora, pero está claro que en las relaciones de pareja modernas, el estoicismo ya no tiene cabida. Al contrario, la balanza se inclina a seguir patrones: después de tres años de matrimonio con Deryck Whibley, cantante y guitarrista de SUM 41, Avril Lavigne se divorció en 2009. Cuatro años después, se casó con Chad Kroeger, vocalista de otra banda igual de mala, Nickelback. Según reporta MTV News, se casaron en un castillo medieval en Francia y, dos años más tarde, anunciaron su divorcio en Instagram.

  It is with heavy heart that Chad and I announce our separation today. Through not only the marriage, but the music as well, we've created many unforgettable moments. We are still, and forever will be, the best of friends, and will always care deeply for each other. To all our family, friends and fans, thank you sincerely for the support.   Una publicación compartida de Avril Lavigne (@avrillavigne) el 2 de Sep de 2015 a la(s) 11:53 PDT

Esto va a sonar muy irónico, pero quizás todos deberíamos aprender de Ozzy Osbourne, quien estuvo a punto de perder a Sharon, su esposa durante más de 35 años, por haberle sido infiel con la estilista Michelle Pugh. Contrario a las expectativas (¿quién dijo que los rockeros eran una causa perdida?), el cantante de Black Sabbath y su pareja renovaron recientemente sus votos matrimoniales en una ceremonia en el hotel The Wynn en Las Vegas, según reportó The Sun.

ozzy-sharon-renuevan-votos-matrimoniales

Advertisement