Síguenos

Advertisement
Foto: Chris Pizzello / Invision / AP

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, y el titular de la Oficina de Turismo, José Izquierdo, presentaron este martes (15 de agosto) una iniciativa para promover este destino con una ruta por las locaciones donde se filmó el video “Despacito”.

En la presentación Luis Fonsi fue nombrado embajador de turismo en la isla, con lo que se convierte en una figura central para darle difusión a esta nueva ruta turística, cuyos puntos de interés se encuentran principalmente en vecindarios y calles de El Viejo San Juan.

Según reporta Billboard, se espera que la campaña impulse el interés ya existente de los turistas que desean visitar la isla, el cual incrementó de manera importante tras el lanzamiento de “Despacito”.

En la conferencia de prensa, Izquierdo dijo: “El sitio de Hotels.com reportó un incremento de 50% en la búsqueda de precios e información para visitar Puerto Rico, mientras que en Expedia aumentó 17% y en Travelzoo el interés aumentó 25%”.

El sitio más icónico que aparece en el video es el bar La Factoría, que abrió en 2013 en el lugar donde por cerca de cuarenta años estuvo Los hijos de Borinquen, una de las barras favoritas de los locales.

En 2016 La Factoría entró a la lista de los 50 Best Bars, en la que ocupó la posición 31 entre los mejores bares de Latinoamérica. Antes de volverse ridículamente popular gracias al efecto “Despacito”, ya era un hot spot que los locales visitaban por sus cocteles, sus cuatro barras y sus noches de salsa.

Otra de las escenas del video fue filmada en La Perla. Según reportó Remezcla, se trata de un barrio histórico que en el siglo XIX sirvió de hogar a la población negra y a las personas sin hogar que se encontraban fuera de las murallas de la ciudad. Es un barrio que hasta la fecha sigue sufriendo por la pobreza, aunque ha terminado por verse beneficiado con el efecto “Despacito”.

A pesar de que los vecinos parecen estar contentos con esta situación, el interés extranjero por esta zona se relaciona con la tendencia viajera del “turismo de ghetto”, señala Julyssa Lopez, de Remezcla. “Un tipo de recorridos en los que los turistas ricos viajan a regiones pobres del mundo (las favelas brasileñas, por ejemplo) para vivir experiencias inusuales y después volver a su entorno habitual y olvidarse de todo”, señala.

A tres meses de que el gobernador de Puerto Rico anunciara que la isla se declaraba en quiebra con el propósito de reestructurar su multimillonaria deuda, la cual rebasa los 70 mil millones de dólares, no han faltado los puntos de vista críticos sobre la decisión de mantener a toda costa la bonanza turística como una prioridad. Para muchos, se trata de una visión de corto plazo con la que difícilmente se superará la crisis.

Advertisement