Síguenos

Advertisement
Foto: Facebook Anitta

En México hay sanciones de hasta 300 mil pesos a quien interprete o difunda narcocorridos. En Ecuador hay una solicitud de la institución que regula el contenido en los medios de comunicación para que el reggaeton deje de ser reproducido en las radios nacionales durante el horario familiar. En China se prohibió la música de Lady Gaga porque la cantante se reunió el año pasado con el Dalai Lama. ¡Por mochos no paramos en el mundo!

En días recientes se dio a conocer que en Brasil se debatirá en el senado si el funky carioca (un ritmo que nació en las favelas, con gran influencia del hip hop y que utiliza el estilo del "Miami bass" y la música electrónica, señala Wikipedia) debe ser considerado ilegal.

Así es, uno de los ritmos más populares del país, cuyos bailes recaudaban desde 2008 cerca de 4 millones de dólares al mes sólo en el estado de Río, según menciona la BBC, está a punto de ser sometido a un comité de censura que lo considera “un crimen contra la salud pública”.

El funk carioca terminó en el banquillo de los acusados debido a que la ley brasileña “permite que cualquier idea capaz de reunir 20 mil firmas en menos de cuatro meses sea, como mínimo, debatida en el senado”, publicó El País.

Y eso es precisamente lo que ocurrió: un diseñador web creó la propuesta y se justificó diciendo que “la idea de ilegalizar el funky carioca no surge de él sino que es la voluntad del pueblo”. Se trata en realidad de la voluntad de las 20 mil personas que firmaron en muy poco tiempo la solicitud. Más cerca de representar la voluntad del pueblo están las 73 millones de vistas del nuevo video de Anitta, la estrella del funk carioca en Brasil.

Las canciones del funk carioca hablan abiertamente de sexo, tráfico de drogras, violencia y, en general, narran el día a día en las favelas. En 2010 hubo un primer intento por censurarlo: los militares se instalaron en Chatuba, una favela donde los bailes organizados por el DJ Byano se volvieron muy populares.

Tras su llegada, se prohibió que estas fiestas continuaran. No fue sino hasta 2015 cuando Byano volvió a conseguir los permisos para reanudarlas, señala la BBC.

En el colmo de la ironía, a la sesión parlamentaria en la que se discutirá sobre la ilegalidad del funk brasileño están invitadas algunas de las figuras más reconocidas del género: la propia Anitta, Valesca Popozuda y Nego do Borel.

Anitta - Work / Sim ou Não AO VIVO no Planeta Atlântida 2017

Advertisement