Síguenos

Advertisement
Lil Xan con una gallina.

A finales de septiembre, Lil Xan dio la nota por los motivos más inauditos: el rapero fue internado en un hospital debido a una sobredosis… de Cheetos.

En efecto, el propio músico informó en aquel momento a sus cinco millones de seguidores en Instagram, que su ingreso en el sanatorio se debía a una indigestión, provocada por el consumo cercano a la gula de una gran cantidad de esas frituras.

Con sentido del humor, Lil Xan, de 22 años y de ascendencia mexicana, escribió: “Sólo quiero que todos sepan que estoy bien, más sano que nunca y listo para hacer mi tour en Nueva York en un par de días. También tengan cuidado con los Hot Cheetos, son de lo más adictivo”.

Las cosas cambiaron, sin embargo, cuando el domingo pasado (2 de diciembre) el rapero ingresó por voluntad propia en un centro de rehabilitación para adictos a las drogas, luego de ver que dos contemporáneos suyos, Mac Miller y Lil Peep, morían por sobredosis de opioides.

Lil Xan debe su nombre artístico al Xanax, medicamento que solía consumir en exceso, según él mismo ha contado abiertamente, al igual que algunos opioides y pastillas como las benzodiazepinas.

“A principios de 2017 padecí mis propios demonios con el Xanax", dijo en una entrevista a principios de este año. “Se me salió de las manos, así que quise organizar un movimiento al que llamé Xanarchy, para hacer que los jóvenes no consuman esa droga. De eso hablo en mi canción ‘Betrayed’”.

Xan piensa que es absurdo glorificar a los drogas y afirma: “Tienes que salir de eso, no es bueno para ti”.

Lee: La historia de Lil Xan: el rapero que fue hospitalizado por una sobredosis de Cheetos

Puedes descargar música de Lil Xan en Trebel. La aplicación está disponible en iOS y Android.

Advertisement

Relacionados