Síguenos

Advertisement
Rock music fans relax during a break in the entertainment at the Woodstock Music and Arts Fair in Bethel, N.Y., on Aug. 16, 1969.  (AP Photo)

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció el martes (6 de junio) que el Bethel Woods Center for the Arts –una organización cultural sin fines de lucro ubicada en Bethel, Nueva York– fue incluido en el Registro Nacional de Lugares Históricos de Estados Unidos, según informó Rolling Stone.

El Bethel Woods Center for the Arts se encuentra a 90 kilómetros al norte de la ciudad de Nueva York. Abrió sus puertas como espacio cultural en 2006 con el propósito de convertirse en el museo cultural de los años sesenta más importante del mundo.

Desde entonces, su calendario de eventos ha estado enfocado en promover iniciativas educativas y culturales que difunden la cultura de los sesenta. Para lograrlo, diseñaron un programa multidisciplinario que incluye eventos especiales, conciertos y talleres, entre otras actividades. Ofrecen al público herramientas para un aprendizaje continuo sobre la expresión visual, el compromiso cultural, la conciencia social y el empoderamiento colectivo, característicos de la década de los sesenta.

Woodstock es considerado el primer gran festival de rock porque logró convocar a cerca de medio millón de personas a lo largo de tres días durante los cuales no hubo un solo disturbio. Aunque en el 67 el festival de Monterey fue también un encuentro hippie y feliz, a éste sólo asistieron alrededor de noventa mil personas.

El cartel de Woodstock incluyó a Santana, Joan Baez, Grateful Dead, Janis Joplin, Who, Jefferson Airplane, Crosby, Stills, Nash & Young. Musicalmente, el momento más significativo del festival fue durante la mañana del tercer día, cuando Hendrix tocó el himno de Estados Unidos haciendo efectos con su guitarra que simulaban el sonido de las bombas sobre Vietnam. Para entonces, ya mucha gente se había ido y sólo quedaban alrededor de cien mil personas.

Jimi Hendrix - National Anthem U.S.A (Woodstock 1969)

El siguiente festival importante tuvo lugar el mismo año, en diciembre del 69 en Altamont, California, pero a diferencia de Woodstock, éste se convirtió en una tragedia porque la organización fue pésima, hubo mucha improvisación y los Hell’s Angels fueron contratados para hacerse cargo de la seguridad. Fueron ellos quienes mataron a uno de los asistentes, además de que hubo heridos y todo se salió de control. El documental Gimme Sheler muestra el desastroso concierto que los Rolling Stones dieron en este festival.

Advertisement