Síguenos

Advertisement
Via Facebook Ocesa

Se ha repetido hasta el cansancio, pero es verdad: el público mexicano es uno de los más apasionados, cariñosos, flexibles y entregados del mundo. De otro modo no podríamos explicarnos cómo es que los boletos de los conciertos suelan agotarse sin importar sus precios.

Esta semana fue Marc Anthony quien encabezó la lista mundial de recaudación de taquilla. Sus conciertos en México registraron un total bruto de $2.2 millones de dólares por 28.811 entradas vendidas para sus shows en el Auditorio Nacional los días 9, 10 y 11 de mayo, según informó Billboard.

A estos conciertos siguieron otros dos producidos por Ocesa: uno en Monterrey el 19 de mayo y otra actuación la noche siguiente en el Auditorio Citibanamex de Guadalajara. En total, a su paso por México, los conciertos de Marc Anthony recaudaron $3.9 millones de dólares.

recordconciertos
Current Boxscore de Billboard.com

Esta vez fue el turno de Marc Anthony, pero la industria de conciertos y festivales en México frecuentemente rompe récords de audiencia, de recaudación en taquilla o de tiempos de venta de boletos. En abril pasado, el Festival Pal Norte, alcanzó una nueva posición con una asistencia de 170 mil personas. El evento, que tuvo lugar en el Parque Fundidora de Monterrey, agotó sus boletos desde el 21 de febrero y recaudó $4 millones de dólares, según el reporte de Billboard.

El mes anterior, Metallica e Iggy Pop dieron tres conciertos en la Ciudad de México (1, 3 y 5 de marzo), los cuales se convirtieron en las fechas con más asistentes en la historia del Foro Sol, en el que se contabilizaron 97,444 personas.

A principios de año, cuando salieron a la venta los boletos de Bjork en el Auditorio Nacional, los más baratos (es un decir) se agotaron en minutos. Un par de horas después de haberlos liberado, las únicas entradas que se mostraban disponibles en el sistema Ticketmaster eran las de Luneta y Preferente, cuyos precios eran de $5,386 y $7,761 pesos respectivamente, según informó El Universal.

Podríamos seguir citando muchos ejemplos de conciertos caros que agotaron sus entradas casi de inmediato. En una lista publicada en 2013 por TVNotas se mostraba cuáles eran los shows con los precios más elevados en la historia de conciertos en nuestro país. Hasta ese momento se encontraban Madonna en el Foro Sol ($10,700 pesos, sección A), Britney Spears en el Foro Sol ($12,500 pesos, del paquete meet & greet), Elton John en el Castillo de Chapultepec ($1,000 dólares o $18,900 pesos actuales) y Paul McCartney ($12,700 en la Ciudad de México y $13,200 en Zapopan, Jalisco)

Son cifras muy reveladoras, en especial si pensamos que el ingreso per cápita de las familias mexicanas en 2016 era de $1,689 mensuales, de acuerdo con el Coneval. Incluso si consideramos que el nivel socieconómico de la mayoría de la gente que asiste a conciertos pertenece a la clase media (alta o baja), en este grupo el ingreso mensual por familia es de alrededor de 14 mil pesos, es decir, dos boletos de Bjork en sección preferente.

Un texto publicado por Vice en noviembre de 2015 titulado “Vas a necesitar 80 salarios mínimos (más cargos por servicio) para ir al concierto de Madonna” se acompaña de algunas entrevistas a los fans que compraron boletos para el show. A la pregunta sobre si consideran excesivo el costo comparado con otros conciertos, uno de ellos responde: “Desconozco el precio de otros artistas, pues no acostumbro ir a otros conciertos. Pero sí considero que es un exceso de dinero para dos horas de gritos y sudor. Eso me sale más barato, y es más íntimo”.

En cuanto se les pregunta qué ganancias destacarían al asistir a un concierto, uno da una respuesta que de algún modo expresa el sentir de miles de mexicanos dispuestos a dar toda su quincena por una noche de música: “La experiencia vivida. En mi caso, la música ha sido muy importante en mi vida y es una manera de cerrar un círculo. Al asistir a un concierto, de alguna forma comparto tiempo y espacio con las personas que han marcado momentos determinados de mi vida”.

La empresa que más ha sabido beneficiarse de que el público mexicano sea uno de los más apasionados, cariñosos, flexibles y entregados del mundo es sin duda CIE. La industria del entretenimiento en México y Latinoamérica está dominada por este promotor de espectáculos y operador de recintos. Ocesa es su división de conciertos, promotora pionera desde hace 27 años. Esta filial se encarga de su relación con agencias y managers, sistema de boletos, patrocinios y control de inmuebles como Arena VFG, Auditorio Citibanamex, Autódromo Hermanos Rodríguez, El Plaza Condesa, Estadio Azul, Foro Sol, Pabellones Feriales, Palacio de los Deportes y el Teatro Metropolitan.

Uno nunca sabe para quién trabaja.

Advertisement