Síguenos

Advertisement
(AP Photo/Bebeto Matthews)

En noviembre del año pasado, Kanye West canceló las fechas restantes de su gira Saint Pablo después de una crisis sumamente pública. Esta incluyó berrinches personales en el escenario, cancelaciones y eventualmente su hospitalización en el Neuropsychiatric Hospital Center de UCLA. A principios de este mes, West demandó a la compañía aseguradora británica Lloyd’s of London por $10 millones de dólares, alegando que no le dieron una serie de pagos por su gira cancelada.

Lloyd’s respondió con una contrademanda, que cita exclusiones de la póliza de seguro por condiciones psicológicas preexistentes, posesión de drogas ilegales, uso recreativo de medicamentos controlados y uso de alcohol al grado de incapacitar a una persona para presentarse en el escenario, de acuerdo con The Hollywood Reporter. A pesar de haber enlistado todas estas cláusulas de exclusión, Lloyd's afirma que omitió información específica “para proteger la privacidad del señor West y evitar la divulgación pública de detalles de su vida privada”; sin embargo, lo que implican parece ser muy claro.

Aquí tenemos una sección de los documentos legales donde acusan al equipo de West de entorpecer el proceso y rehusarse a brindar información:

"La investigación indica que hay irregularidades sustanciales en el historial médico del señor West" dicen los papeles de la corte. "Más aún, la negativa del asegurado de cooperar en la investigación es contraria a las responsabilidades de cooperación a las que VGT accedió como una condición precedente a cualquier obligación de la compañía de pagar cualquier compensación. A lo largo de la investigación, VGT y sus agentes y representantes médicos legales y de otros tipos han retrasado, entorpecido, postergado y rechazado brindar información que es tanto relevante como necesaria para que la compañía complete su investigación de la reclamación”.

El proceder inicial del equipo legal de Lloyd’s fue lo que despertó sospechas entre el equipo de West. Su declaración original dice lo siguiente: “El recurrir de inmediato a un equipo legal deja claro que la meta de la compañía era buscar cualquier pretexto ostensible, sin importar cuán fantasioso, para negar la cobertura o para ponerse en una posición de tratar de negociar un descuento en los pagos por las pérdidas".

A pesar de los esfuerzos de Lloyd's por "proteger la privacidad del sr. West", esto suena a que vendrá una larga y complicada batalla legal.

Advertisement