Síguenos

Advertisement
(Photo by Kevork Djansezian/Getty Images)

El camino hacia My Beautiful Dark Twisted Fantasy parece historia antigua, ¿no? Todos conocemos la historia: Kanye West subió al escenario, dijo lo que todos estábamos pensando y automáticamente entró a la lista de “los más odiados” de todas las madres suburbanas. Pero después de su numerito en los VMA’s, Kanye se auto-exilió a Hawaii y grabó lo que la mayoría de la gente considera su mejor álbum (#dehecho, es Yeezus). Parecería que está buscando repetir el proceso ahora.

Aparentemente Kanye se encerró “en la cima de una montaña” en Wyoming para trabajar en su nuevo álbum, según reporta TMZ. Dicen que lleva una semana ahí, y que ya había estado de visita en ese lugar hacía un par de semanas. Aún cuando parecería estar siguiendo los pasos de su frecuente colaborador Bon Iver, que suele retirarse al bosque a curar su corazón roto, el ejército de fuentes anónimas de TMZ asegura que este retiro no tiene nada que ver con problemas domésticos: todo tiene que ver con su proceso creativo.

En retrospectiva, Kanye pudo habernos estado dando pistas al borrar sus cuentas de Twitter e Instagram la semana pasada. En estos días, borrar tus redes sociales puede ser una de las muchas formas estúpidas de adelantar un lanzamiento, pero ¿y si sólo se cansó del pésimo servicio de telefonía de la cima de la montaña? Wyoming es uno de los 15 estados de EEUU en los que Kanye no se ha presentado en vivo aún, de acuerdo con su mapa de conciertos de Setlist.fm, así que tal vez no sabía en qué se estaba metiendo. A menos que sea un gran fan de Yellowstone, probablemente no haya tenido muchas razones para visitar la zona anteriormente.

El retiro en Wyoming es la más reciente locura de Kanye en estos seis meses confusos y mentalmente demandantes para el artista. Si sale de la cabaña con un disco de auto-exploración de Americana, cambiando sus rayitos rubios por una barba desaliñada y un sombrero de vaquero, este podría ser el desenlace más coherente de una serie de finales posibles. La mayor sorpresa llegaría si lo bautiza Turbo Grafx 16.

Advertisement