Síguenos

Advertisement
foo-fighters-justin-timberlake-1100x450.jpg

A pocos días del lanzamiento del nuevo álbum de Foo Fighters, Concrete and Gold, la revista Rolling Stone publicó un reportaje con las historias detrás del proceso de producción del disco.

Una de las anécdotas revela los detalles sobre la manera como se concretó la colaboración de Justin Timberlake en una de las canciones de la banda.

Como en tantas otras sesiones en las que los músicos se topaban con los artistas y celebridades que solían acudir a EastWest Studios –el famoso estudio de grabación en el corazón de Hollywood–, cierta noche fue Timberlake quien pasó a visitarlos, le gustó lo que escuchó y, al poco tiempo él y Grohl, empezaron a salir con frecuencia. “Tomábamos whisky en el estacionamiento”, dijo Grohl.

Fue una noche antes de su último día de grabación cuando Timberlake se animó a preguntarles si podía cantar en su disco: “No quisiera presionar, pero me gustaría poder contárselo a mis amigos”, dijo. Los miembros de la banda aceptaron y su voz terminó en uno de los tracks con resultados bastante afortunados, según las palabras de Grohl.

El haber grabado en ese hot spot de Los Angeles resultó muy conveniente para la banda, pues su álbum terminó repleto de colaboraciones de alto perfil entre las que se encuentran Paul McCartney, quien toca la batería en “Sunday Rain”, Inara George en "Dirty Water", el saxofón de David Koz en “La Dee Da” y Alison Mosshart de The Kills en “La Dee Da” y “The Sky Is a Neighborhood”.

Concrete and Gold será lanzado 15 de septiembre.

Advertisement