Síguenos

Advertisement
Kesha arrives at the Billboard Music Awards at the T-Mobile Arena on Sunday, May 22, 2016, in Las Vegas. (Photo by Richard Shotwell/Invision/AP)

Las celebridades son iguales a nosotros: capaces de vivir momentos realmente penosos. Mientras Jerry Seinfeld se encontraba hablando con un reportero en la alfombra roja de la Noche de Risas y Canciones de la David Lynch Foundation, fue abordado por su súper-fan Kesha, quien le preguntó si podía darle un abrazo. “No gracias", respondió inmediatamente Seinfeld, quien procedió a rechazar dos intentos más de abrazo de la cantante y a alejarse físicamente de ella, cosa que resultó progresivamente más penosa para Kesha. Después de tres intentos, la artista se marchó velozmente en la dirección opuesta.

LAST NIGHT @KeshaRose found out @JerrySeinfeld is not a #Hugger -- Is it hard to be a non-hugger in 2017? pic.twitter.com/92OoMFCNkd — Tommy McFLY (@TommyMcFLY) June 6, 2017

Esto no debería sorprender a nadie: Seinfeld hizo carrera interpretando una versión neurótica de sí mismo que terminaba con las mujeres por una serie de razones absurdas (como comer chícharos uno a la vez). Probablemente no sería una de las personas que abrazan, ni siquiera en la vida real.

Después del incidente, Seinfeld admitió que no tenía idea de quién era ella, y el reportero Tommy McFly de 94.7 Fresh FM de Washington DC le informó que era Kesha. “Okey. Le deseo lo mejor”, respondió. Salvaje, Jerry. Un consejo para ella y para cualquier otro fan: el co-creador de Seinfeld Larry David también odia el “párate y platica”.

Advertisement