Síguenos

Advertisement
regional-mexicano.jpg

Se trata de una tendencia que está marcando un cambio importante en el regional mexicano en Estados Unidos: muchos de sus compositores se están inclinando por escribir temas basados en sus relaciones, los amigos, la familia, sus raíces y el amor.

Y, por extraño que parezca, son temas que, según reporta Univisión, están siendo muy bien recibidos en la radio y en las plataformas musicales de aquel país.

En la actualidad hay toda una generación de artistas a quienes simplemente no les seduce la idea de escribir canciones que enaltezcan y mitifiquen el estilo de vida de los capos de la droga.

De acuerdo con Univisión, grupos como T3R Elemento, Los Parras o Tierra Cali se están abriendo paso por un camino en el que los narcocorridos y las palabras altisonantes no son el eje en torno al cual giran todas sus canciones.

Pero los corridos pesados no se pueden descartar tajantemente si una banda busca sobresalir en un género tan competido. La gente los pide. En entrevista con Univisión, los integrantes de T3R Elemento –radicados en Las Vegas– dicen que ellos los han ido dejando de manera gradual, sustituyendo de su repertorio los temas agresivos por canciones que hablan de pérdidas amorosas o de la añoranza por su lugar de origen.

“Hay mucha violencia en todas partes y los narcocorridos existen desde hace muchos años, lo que nosotros intentamos hacer es música para entretener, no nos involucramos más”, comentó Kristopher Nava, el vocalista de T3R Elemento.

Para los músicos de regional radicados en México no es tan fácil mantenerse a distancia de los narcos, pues con frecuencia les hacen ofertas que no pueden rechazar: o cantan para ellos en sus fiestas privadas o cantan para ellos en sus fiestas privadas.

En diciembre pasado el cantante Espinoza Paz, en entrevista con Jorge Ramos, se refirió al tema de manera clara: “(Los narcos) te hablan, y tienes que decir que sí porque de otro modo… Tienes que ir. No sé por qué la gente se asusta. Los narcos llevan a sus fiestas a quien deseen”, señaló.

“Ellos te hablan y te dicen ‘le voy a pagar, yo quiero que venga, si no viene, yo voy por usted’. Entonces yo digo: ‘Oiga, no venga, yo voy, ahí nos vemos’. Yo voy y, a final de cuentas, te tratan bien”, añadió.

Lee: ¿Por qué mataron a Javier Reyes "El Príncipe del Corrido"?

Otro grupo radicado en Estados Unidos que ha probado suerte con temas más ligeros son Los Parras, banda originaria de Los Mochis, Sinaloa, quienes radican en Texas y llevan cinco años dedicados a la música.

Sus canciones hablan de temas cercanos a su vida cotidiana: “Escribimos historias de cosas que nos pasan a nosotros o a nuestros conocidos, pueden ser temas tristes, románticos o alegres. Preferimos historias que le suceden a los ‘chavales’ o a ‘la plebada’, a quienes les gusta tomarse unos tragos el fin de semana después de trabajar de lunes a viernes. Así son los corridos que presentamos: alegres y enfiestados”, dijeron a Univisión.

El grupo michoacano Tierra Cali es otro de esos casos excepcionales en el regional, pues a pesar de no cantar sobre narco y violencia han conseguido mantenerse en el gusto del público a lo largo de 20 años. "La gente disfruta más un tema que evoque a la añoranza y que no incite a la violencia", dijo Humberto Plancarte, líder y compositor del grupo, consultado por Univisión.

Advertisement

Relacionados