Síguenos

Advertisement
AP Photo/Rui Vieira

De acuerdo con una revisión al desempeño de la policía y servicios de inteligencia británicos, el ataque en el concierto de Ariana Grande en Manchester tenía posibilidades de ser evitado. Salman Abedi fue el autor del atentado suicida en el que tanto él como 22 víctimas perdieron la vida tras la detonación de un explosivo al final del show de la cantante.

El reporte, desarrollado por el abogado David Anderson a petición de la Secretaria del Ministerio del Interior, Amber Rudd, indica que Abedi no era objeto de investigación cuando se dio el atentado, a pesar de que el MI5 (Servicio de Seguridad) tuvo acceso a información, no necesariamente ligada con terrorismo, que indicaba que debían investigarlo desde meses antes del ataque.

Aunque no hay certeza de que con las indagaciones pertinentes se hubiera prevenido el atentado, esto tenía grandes probabilidades, ya que el reporte también indicó que tres extremistas involucrados en cuatro ataques en el Reino Unido durante este año habían sido investigados en algún punto por la policía contraterrorista o por el Servicio de Seguridad, a quienes Anderson les da el crédito de impedir la mayoría de los ataques extremistas. “En el caso de Manchester, pudieron tener éxito si las cartas hubieran caído de otra manera”, declaró el abogado.

Advertisement

Relacionados