Síguenos

Advertisement
Foto: ohn Salangsang / Invision / AP

Un juicio para determinar si el DJ David Mueller manoseó a Taylor Swift hace 4 años empieza hoy en Denver, Colorado. Se espera que Swift, quien acusó a Mueller de agarrarle inapropiadamente el trasero mientras se tomaban una foto juntos, testifique esta semana, según reportó hoy Variety.

El supuesto abuso ocurrió en 2013, en un meet-and-greet en el backstage del Pepsi Center en Denver. El año pasado, Billboard consiguió la transcripción del video del testimonio previo al juicio de Swift y reportó la versión de la estrella pop de lo que había ocurrido. De Billboard:

Una transcripción del testimonio videograbado de Swift nos da su versión de lo que ocurrió: “Justo en el momento en que empezamos a posar para la foto, metió su mano a mi vestido y agarró una de mis nalgas; sin importar cuánto traté de alejarme y me moví, la mano seguía ahí”. Eso quiere decir que no fue un accidente, dijo Swift: "Fue completamente intencional: nunca he estado tan segura de nada en mi vida".

Variety también reporta, citando documentos de la corte, que el manager de Swift, Frank Bell, llamó en ese momento a los empleadores de Mueller, es decir, a la estación de radio Colorado KYGO, para hablar de lo que había pasado. El vicepresidente de KYGO dijo que Bell "estaba decepcionado, la familia de Taylor estaba molesta y todos estaban esperando que nosotros hiciéramos lo correcto". Mueller fue despedido de KYGO dos días después del meet-and-greet con Swift.

En 2015, Mueller demandó a Swift, su mamá y Bell, diciendo que el equipo de Swift presionó a KYGO para que lo corrieran, y pidió 3 millones de dólares en daños. Swift contrademandó a Mueller por $1, y espera que el caso sirva como “un ejemplo para otras mujeres puedan resistirse a revivir públicamente actos escandalosos y humillantes similares”.

Advertisement