Síguenos

Advertisement
Foto: Facebook

La convocataria a marchas idiotas y sin sentido se ha vuelto algo muy frecuente en Facebook. Basta revisar los eventos creados durante los últimos meses con este propósito:

Marcha para que Juan Zepeda toque con Paul McCartney (4,396 personas interesadas).

Marcha para reelegir a Chente Fox en 2018 (21,869 personas interesadas)

Marcha para que el Riko Pollo sea considerado moneda de cambio (42,201 personas interesadas).

Marcha para que nos desbloqueen nuestros ex (36,350 personas interesadas).

Marcha para que Shakira cante las canciones viejitas en El Dorado World Tour (9,530 personas interesadas).

El inconveniente con las bromas y el “cotorreo” en forma de eventos en Facebook es que tienen todo para convertirse en algo más serio y revelar un aspecto lamentable de algunos usuarios, quienes tienden a mostrarse muy receptivos ante las incitaciones al rechazo y a los insultos.

El caso más reciente fue el del evento creado por un usuario que se hace llamar Fideo Cósmico, quien convocó a una marcha para expulsar a Mon Laferte de México.

Hasta el momento, la movilización tiene 15,200 confirmados y 30,470 interesados. Como respuesta, los fans de la cantante chilena crearon el hashtag #UnidosPorLaferte, que se convirtió en tendencia la noche del lunes (17 de julio).

Sorprendido por el encono provocado por su evento, Fideo Cósmico dijo en entrevista para Publimetro Chile: “No me arrepiento porque ni ella ni nadie tiene por qué enojarse. Las redes sociales son para divertirse. Yo no me enojo porque me tiren mierda sus fans. Les agradezco porque ya me conocieron. Esto es “cotorreo”, como decimos en México, una broma. Nunca pensé que se fuera a hacer tan viral, ni que l@s fans se lo tomaran tan a pecho”.

De ninguna manera es algo menor. La excesiva tolerancia de Facebook ante los mensajes violentos que circulan en esta red devino en una investigación en Alemania contra su fundador, Mark Zuckerberg, por su complicidad para “incitar al odio y al racismo en la difusión de mensajes en su plataforma social”, según señaló el diario Spiegel en noviembre de 2016.

Algunos de los mensajes de quienes presentaron la denuncia ante los tribunales de Muchich eran: “Báñenlos (a los refugiados) con gasolina y quémenlos vivos”. Y no era la primera vez que Facebook se enfrentaba a este tipo de señalamientos en Alemania. Según señala El Periódico, el propio gobierno de Berlín ya había advertido sobre la condescendencia de la empresa de Zuckerberg ante la proliferación de mensajes racistas, homófobos y antisemitas.

Contrario a ese ímpetu hater de quienes aseguran que asistirán a la marcha para expulsar a Mon Laferte de México, la apertura, el respeto y la tolerancia que la Ciudad de México ha mostrado hacia los músicos extranjeros es algo realmente notable.

Hay casos sobresalientes como el de Chavela Vargas, Luis Miguel o Serrat, quien vivió muchos años en México cuando no podía estar en España, pero la llegada de músicos de otros países para darle mayor proyección a sus carreras no ha decrecido, al contrario: casi de manera unánime los músicos de habla hispana consideran que alrededor de los últimos diez años la Ciudad de México es el mejor lugar para estar si se busca hacer o difundir proyectos musicales.

Como bien dice Empress Of en su nueva canción: haters, “Go to Hell”.

Advertisement

Relacionados