Síguenos

Advertisement
creation-festival.jpg

El ex pastor Harry Thomas, cofundador de un festival de música cristiana, fue condenado a 18 años de cárcel después de haber admitido que tuvo contacto sexual con niñas.

Thomas, de 75 años, era pastor de la iglesia Come Alive New Testament, en la ciudad de Medford, en Oregon, y era también uno de los fundadores del Creation Festival, considerado como el festival de música cristiana más grande de Estados Unidos.

Después de haber aceptado su culpabilidad, en algún punto durante el juicio intentó retirar su declaración sobre las agresiones sexuales y otros crímenes que involucraban a cinco menores de edad. Pero esta solicitud fue rechazada y finalmente fue sentenciado el viernes (3 de agosto), reporta Billboard.

De acuerdo con AP, Thomas había admitido haber agredido sexualmente a un menor de 9 años en 2005, y haber tenido contactos sexuales con tres niñas de entre 7 y 9 años en 2000 y 2010, así como exponerse delante de una niña entre 2008 y 2010. Todo esto fue revelado como parte de un acuerdo con la fiscalía.

Durante la audiencia en la que fue sentenciado estaban presentes familiares de las víctimas, quienes lo habían descrito como "un lobo voraz" y un "hipócrita", quien aseguraba ser un hombre de Dios, cuando en realidad abusaba de los menores.

Creation Festival es un evento conformado por dos festivales de música cristiana, celebrados anualmente en Estados Unidos: uno se llama Creation Northeast y el otro es Creation Northwest. Tiene una convocatoria de entre 50 mil y 100 mil personas al año, por lo que se ha convertido en el más grande de este país.

Harry Thomas y Landis Timothy fundaron Creation East en 1979, que se celebró en un parque público en el condado de Lancaster, Pensilvania. En 1984, el éxito del evento hizo que se trasladaran a una zona rural en Mount Union, también en Pensilvania.

A finales de los noventa, el festival se amplió. Fue entonces cuando se creó el segundo evento. A partir de 2010 estos eventos se celebran en Washington, y desde 2008 hacen una gira en la que recorren 30 ciudades de Estados Unidos.

Cuando Thomas escuchó su sentencia, lloró y expresó su remordimiento: "Lamento mucho el dolor que he causado", dijo. E hizo alusión a un pasaje bíblico sobre el castigo que reciben quienes causan daño a los niños: "Yo coincido con las escrituras. ‘Mejor le sería si se le colgara una piedra de molino al cuello y fuera arrojado al mar, que hacer tropezar a uno de estos pequeños’. Eso es lo que merezco", dijo, citado por AP.

Su abogada defensora dijo que su pena debía reducirse, pues tomando en cuenta su edad (75 años), condenarlo a 18 años de cárcel equivaldría a una pena de muerte, pero la juez no aceptó esta solicitud, pues argumentó que la consideraba una pena adecuada y con ella se evitaba que Thomas reincidiera.

Advertisement