Síguenos

Advertisement
Joy Corrigan,Ashley Haas
Coachella 2017

Desde el 1 de enero de este año se legalizó el comercio de cannabis para su uso recreativo en California. De esta manera se estrenó el mayor mercado del mundo en su tipo, pues en el estado habitan 39 millones de personas.

Con este cambio reciente en la ley llamó la atención la respuesta publicada esta semana (7 de enero) en la sección de Preguntas Frecuentes del sitio de Coachella, aclarando que “los productos de marihuana o marihuana no están permitidos dentro del Festival de Música y Artes del Valle de Coachella. Incluso en 2018 y en futuras ediciones. Si eso cambia, actualizaremos esta respuesta”.

Lee: Estos son los artistas latinos en Coachella 2018.

La legalización de la marihuana con fines recreativos entró en vigor el 1 de enero pero había sido votada desde noviembre de 2016. De esta manera, California se convirtió en el sexto estado de Estados Unidos en permitir su venta y consumo, después de Colorado, Washington, Oregon, Alaska y Nevada, reportó El País.

Sin embargo, cada ciudad de California puede decidir si permite o no la venta de marihuana para uso recreativo acorde a la nueva ley. De acuerdo con TMZ, la ciudad de Indio (donde se celebra Coachella) tomó medidas enérgicas contra el consumo de la misma y no está permitiendo la venta, cultivo o distribución de cannabis. Lo único que se permite, con base en la ley estatal, es poseer una pequeña cantidad para uso personal.

Pero siempre hay un rayo de luz al final del túnel: ciudades vecinas como Palm Springs, Cathedral City y Desert Hot Springs no le hacen feo a la marihuana, por lo que cualquier persona mayor de 21 años puede usar su dispensario con licencia en estos lugares.

Es interesante ver cómo el asunto ha provocado que Coachella sea señalado como un festival retrógrada, conservador y republicano cuando en realidad se trata de una restricción local.

Otros aspecto que muchos están pasando por alto es la enorme brecha entre la legalidad y la realidad si hablamos de consumo de marihuana en el estado. Cualquiera que haya puesto un pie en California lo sabe: ¡Cada rincón huele a marihuana! Con ley o sin ley. Legal o ilegal. Y cualquiera que haya puesto un pie en Coachella lo sabe: ¡Cada rincón del festival huele a marihuana! Así ha sido siempre y así seguirá. Con ley o sin ley. Legal o ilegal. A quién pretendemos engañar.

Advertisement

Relacionados