Síguenos

Advertisement
Bruno Mars

Bruno Mars fue acusado de apropiación cultural por Seren Sensei, una autora y activista que criticó duramente al músico durante su participación en uno de los programas de la serie en línea The Grapevine, dedicada a reflexionar sobre cultura afroamericana.

El clip en el que puede verse a Sensei hablando sobre Mars tiene una duración de dos minutos y ya acumula más de tres millones de reproducciones. Entre otras cosas, la activista dijo:

"Lo que Bruno Mars hace es 100% apropiación cultural. No es negro, para nada, y juega con su ambigüedad racial para mezclar géneros. Lo que hace es tomar un trabajo preexistente y él, palabra por palabra, lo recrea completamente", señaló.

“(Mars) es un cantante de karaoke, un cantante de bodas, la persona que contratas para hacer covers de Michael Jackson y Prince. Sin embargo, Bruno Mars tiene un Grammy por álbum del año, y Prince nunca ganó un Grammy por álbum del año", añadió.

Los comentarios de Seren Sensei provocaron una acalorada discusión en redes sociales en torno a dos temas: lo genuino de la propuesta artística de Bruno Mars y los efectos que ha tenido la apropiación de la cultura negra por parte de los blancos en Estados Unidos.

Lee: Bruno Mars compuso estas canciones... y nunca lo habrías imaginado.

Sobre el talento de Mars fueron varios los músicos que hicieron pública su admiración por el compositor de éxitos como “That’s What I Like”, “When I Was Your Man” y “Uptown Funk”.

Uno de los que salió en su defensa fue el artista de soul Charles Wilson, ex vocalista líder de The Gap Band, quien dijo en Twitter:

“Bruno Mars es un talento genuino. De hecho, es uno de los mejores que hemos tenido el priviegio de disfrutar en años y está destinado a ser uno de los grandes. Él está cortado con la misma tijera que yo y que muchos otros músicos que nos precedieron y han trabajado duro en su oficio”.

“Tengo algo que decirle a sus haters: Con su álbum (24K Magic) ayudó a rescatar el sonido clásico del New Jack Swing y del R&B –dos géneros que se encontraban en el olvido– para presentarlos a un público masivo y ponerlos en el radar del pop más mainstream”.

“Las canciones de Mars en 24K Magic son originales y no se distinguen de las de otros artistas que hayan hecho música inspirados en diversos géneros. El sonido de finales de los ochenta y principios de los noventa no había sido traído de vuelta hasta que Mars lo hizo, ¡y el resultado ha sido estupendo!”.

El productor 9th Wonder –quien ha trabajado con Nas, Mary J. Blige y Jay-Z, entre otros– dijo que las influencias en la música pop son inevitables pues los creadores suelen tomar ideas de lo que escuchan y de lo que pasa en su entorno. Si se tratara de encontrar supuestos plagios, dijo, se encontrarían prácticamente en cada una de las propuestas actuales de la industria musical.

Sin embargo, es innegable que la apropiación de la cultura negra por parte de los blancos en Estados Unidos se acentuó a lo largo del siglo XX e incluyó no sólo ideas en la música (jazz, blues, soul, hip hop, R&B) sino en áreas como la moda, el arte, la espiritualidad, los peinados y la forma de hablar.

El concepto se refiere al robo o a la apropiación indebida de una serie de ideas de una cultura minoritaria por parte de una cultura hegemónica. Se considera una práctica reprobable debido a que los elementos originales que suelen tomarse para ser explotados en otros contextos no son reconocidos ni se les da el crédito debido.

En 2015, la actriz estadounidense Amandla Stenberg –conocida por haber interpretado a Rue en The Hunger Games– publicó un video en el menciona varios ejemplos de apropiación cultural en la música pop (por parte de Katy Perry, Miley Cyrus, Macklemore y Taylor Swift, entre otros) . Al mismo tiempo, señala, los crímenes de odio contra los negros y el racismo prevalecen en Estados Unidos.

Tal como ocurrió esta vez con las críticas a Bruno Mars, el testimonio de Stenberg se convirtió en un detonante de una necesaria discusión sobre el tema.

Advertisement

Relacionados