Síguenos

Advertisement
Foto: Richard Shotwell / AP

Cuando el catálogo completo de Taylor Swift volvió a estar disponible en los servicios de streaming Spotify, Pandora, Tidal y Amazon el 8 de junio, la cantante publicó en su cuenta de Instagram un comentario al respecto: su decisión era una manera de celebrar que su álbum 1989 había vendido más de 10 millones de copias y que había superado los 100 millones de unidades equivalentes en canciones en Estados Unidos, certificadas por la RIAA (Asociación de la Industria de la Grabación de Estados Unidos), señaló el sitio de noticias de Billboard.

De alguna manera a Taylor Swift le ha interesado destacar que su reciente regreso a las plataformas de streaming es totalmente congruente con la decisión de retirarse en 2014, cuando no logró un acuerdo con Spotify sobre la disponibilidad de su catálogo.

Swift quería que su música estuviera disponible únicamente en la opción Premium para que las ventas físicas de su música y las reproducciones pagadas no fueran canibalizadas por las mal remuneradas reproducciones del servicio gratuito, que en aquellos días eran de $ 0,0009 dólares en el servicio gratuito y $ 0,0063 dólares en el servicio Premium.

Spotify se negó a aceptar estas condiciones, bajo el argumento de que su modelo de negocio usa la música disponible en la suscripción gratuita como estímulo para convencer a los usuarios de los beneficios de la suscripción pagada. En conclusión, no hubo acuerdo.

Al parecer, ahora que sus discos físicos han vendido millones alrededor del mundo, la cantante ya no parece tan preocupada de que la remuneración por las reproducciones siga siendo tan baja.

En las plataformas de streaming, los cambios significativos se han dado en otros niveles: ahora sus principales ingresos vienen de las suscripciones pagadas. Los ingresos en 2016 por estos servicios crecieron cerca del 70%, con lo cual generaron cerca de 4 mil millones de dólares en un año.

La más previsible de las tendencias se volvió realidad en 2016: el streaming se convirtió en la principal fuente de ingresos de la industria discográfica.

Según lo reportado por Nielsen Music, el catálogo de Swift alcanzó 51 millones de reproducciones la semana pasada, un aumento considerable con relación a la semana previa, en la que consiguió 7,3 millones de reproducciones. De acuerdo a las estimaciones de Billboard, esto generó alrededor de 310 mil dólares de ingresos en su primera semana. Todos estos cálculos corresponden a las reproducciones en la opción pagada del servicio ($0.0063 por reproducción) y no toman en cuenta las del servicio gratuito de Spotify (que ahora paga $ 0.0015 por reproducción).

Seguramente te sorprenderá saber lo que le pagan los servicios de streaming a músicos como Chance The Rapper y Adele. Descúbrelo en este video:

Chance the Rapper y su éxito en streaming

Advertisement