Síguenos

Advertisement
Aleks Syntek

El violento intercambio de mensajes iniciado por Aleks Syntek en Twitter –en los que dijo que el reggaetón es para violadores y los argumentos en su contra “mariconadas”– llevó al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) a pedirle su renuncia como Embajador de Buena Voluntad en México.

La discusión en redes sociales inició el 15 de febrero después de que un usuario definiera su música como perfecta para escuchar en oficina (“Godinez”), a lo que el músico respondió diciendo que entonces el reggaetón era música para inspirar a criminales y violadores.

Pero las cosas no pararon ahí. Syntek se dio a la tarea de responder muchos de los mensajes críticos que su comentario había provocado. En sus publicaciones –repletas de machismo, homofobia, clasismo e intolerancia– recomendó a los usuarios escuchar jazz y música clásica para aprender a distinguir entre la música de calidad y la desechable, llamó “mariconadas” a los planteamientos de otro usuario e insistió en que el reggaetón es “música de delincuentes y pornografía”.

Al día siguiente el organismo internacional que defiende los derechos de los niños publicó un comunicado: “Unicef considera que dichos mensajes no son consistentes con el respeto a los derechos humanos, ni con la conducta esperada de personalidades de alto perfil que apoyan nuestra labor en pro de los derechos de la infancia”.

Ante ello, Syntek compartió en Twitter una carta abierta en la que reiteró su disposición para continuar trabajando con la institución, pero una vez que se ha dado a conocer su renuncia se puede inferir que Unicef declinó a mantenerlo como Embajador.

“Unicef México ha aceptado la renuncia de Aleks Syntek como Embajador de Buena Voluntad, como resultado de declaraciones y mensajes inconsistentes con el respeto a los derechos humanos. Unicef le agradece a Aleks Syntek los esfuerzos realizados para apoyar nuestra labor en México, y espera que su interés por apoyar a la infancia continúe y encuentre nuevos canales de realización”, señala el documento.

A partir de ahora, los días de furia por venir de Aleks Syntek ya no representarán una crisis institucional para el organismo.

Advertisement

Relacionados