Síguenos

Advertisement
(Obligatorio)

Esta semana (28 de febrero) Spotify formalizó su solicitud para empezar a cotizar en Wall Street, y lo hará por medio de una operación con la que espera colocar títulos por valor de hasta 1.000 millones de dólares, reportó El País.

Ante esta noticia, la pregunta es inevitable, ¿se traducirá esto en un pago más justo para los músicos?

De acuerdo con el diario argentino Clarín, el aumento en la demanda de música en streaming ha provocado que al día de hoy los artistas consigan un porcentaje mayor de ganancia –12.3%– por cada dólar pagado por los consumidores en estas plataformas frente al 10.5% que les dejan las ventas tradicionales de discos.

Sin embargo, la empresa líder de reproducción de música en streaming enfrenta incontables batallas con la industria de la música por demandas de derechos de autor.

Según reporta Forbes, Spotify tiene un largo historial de no pagar regalías mecánicas (es decir, por descarga o escucha) a los compositores y editores de música, y a esas alturas ha enfrentado dos demandas colectivas por no pagar este tipo de regalías a la National Music Publisher's Association (NMPA) y a Lowery/Ferrick, que representa a compositores independientes.

Pero a lo largo de 2017 otras siete editoriales demandaron a Spotify por la misma violación, en especial después de que el caso Lowery/Ferrick se resolviera con una multa muy baja –de 3.82 dólares por canción- por no haber pagado regalías, cuando en realidad por este tipo de infracción de derechos de autor se puede llegar a pagar 150 mil dólares por composición infringida.

La batalla seguirá y quizás, en algún momento, podrá afirmarse que los servicios de streaming pagan lo justo a los músicos. Al día de hoy Spotify paga alrededor de $ 0.006 a $ 0.0084 dólares por reproducción al titular de los derechos de la música.

El inconveniente es que ese “titular” puede incluir a la disquera, los productores, los artistas y los compositores. Es decir, se trata de una cifra conveniente sólo si el número de reproducciones es exorbitante.

A finales de diciembre pasado, Spotify contaba con 159 millones de usuarios activos. De ese total, 71 millones eran suscriptores de pago, que crecieron un 46% a lo largo de 2017. Para esa misma fecha, el valor de la compañía creció alrededor del 20% hasta alcanzar los 19 mil millones de dólares, reportó Reuters.

Advertisement

Relacionados