Síguenos

Advertisement
Julion Alvarez

El promotor musical Jesús Pérez Alvear, conocido como Chucho Pérez, fue designado este viernes (6 de abril) por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos como narcotraficante por lavar dinero del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el Cártel de Los Cuinis, reportó Reforma.

Chucho Pérez trabaja para DEL Records, sello discográfico que ha representado a músicos de regional mexicano como Julión Álvarez, Gerardo Ortíz, Fidel Rueda y A.B. Quintanilla III.

Chucho Pérez estaba en la mira de las autoridades desde agosto pasado, cuando Julión Álvarez fue acusado de lavar dinero del narco. Fue entonces cuando se dio a conocer que era pareja sentimental de Berenice González Valencia, hermana de Abigael González Valencia, "El Cuini", uno de los líderes del CJNG.

De acuerdo con el informe presentado por el Departamento del Tesoro, citado por Reforma, Chucho Pérez trabajaba para estos cárteles, lo cual le permitía financiar su opulento estilo de vida, por medio de “la explotación de la industria musical mexicana para lavar dinero procedente de la droga y glorificar sus actividades criminales”.

Las autoridades de Estados Unidos incluyeron en la lista su nombre y el de las empresas Gallística Diamante y Ticket Premier, por medio de las cuales administraba y operaba los shows en palenques de distintas ciudades de México. Como consecuencia de este señalamiento, todos sus activos en Estados Unidos han sido congelados.

En enero pasado Julión Álvarez presentó todas las pruebas que le fueron solicitadas por el Departamento del Tesoro. En torno a esto, hizo declaraciones a la prensa en las que reiteró que era inocente. Sobre los supuestos vínculos con el narcotraficante Raúl Flores Hernández y gente de su círculo cercano dijo “son amigos de comidas, fiestas y vagancias”, pero nada más, aseguró.

El hecho de que el regional mexicano sea la música favorita de los narcos hace que el vínculo con los integrantes de las bandas sea inevitable. La relación entre los capos y los músicos tiene una larga historia. Uno de los casos más significativos es el de “La Diva de la Banda” quien, señala Univisón, fue acusada de trabajar para el narcotráfico, y las especulaciones crecieron a raíz de su trágica muerte, sobre la cual se llegó a sugerir que fue asesinada por negarse a lavar dinero.

En diciembre de 2009 Ramón Ayala fue detenido durante un operativo de la Marina en una narcofiesta que tuvo lugar en Cuernavaca, Morelos. Para ese entonces, las autoridades federales ya investigaban al “Rey del Acordeón” por sus vínculos con el narco. Semanas más tarde su disquera emitió un comunicado en el que aseguraron que su presencia en el evento fue circunstancial y que su trayectoria de 50 años dedicados a la música eran prueba fehaciente de su honestidad.

En diciembre pasado el cantante Espinoza Paz habló abiertamente sobre este tema: con frecuencia los músicos de regional reciben invitaciones del narco a presentarse en sus fiestas y, por la manera en que les plantean la propuesta, ellos no tienen otra alternativa sino la de aceptarlas.

Advertisement

Relacionados