Síguenos

Advertisement
Foto: Thomas Borberg / AP via ritzau

Las activistas del grupo feminista Femen suelen irrumpir con flores en el pelo, el torso desnudo y frases que aluden a su causa escritas en el pecho. El martes pasado, dos de ellas interrumpieron el concierto que Woody Allen y su banda de jazz de Nueva Orleans ofrecían en un foro de música en vivo en Hamburgo, Alemania.

El mensaje de las activistas a Woody Allen hacía referencia a las declaraciones de su hija adoptiva, Dylan Farrow, quien lo acusa de una serie de agresiones sexuales durante su infancia.

Al poco tiempo de subir al escenario, las activistas fueron retiradas del mismo por el personal del foro. Después de la interrupción del concierto, las activistas repartieron folletos en los que explicaban que su objetivo era dar voz a las víctimas de violencia sexual.

En el video Woody Allen se ve de lo más fresco pidiendo que le traduzcan los gritos en alemán, observando cómo sacan a las feministas enojadas del escenario y, acto seguido, reanudando su show como si todo hubiera sido una escena de una de sus películas.

Bum note? Topless FEMEN activists disrupt Woody Allen jazz concert in Hamburg

La carta en la que Dylan Farrow presenta un relato detallado de los supuestos abusos sexuales que sufrió por parte de Woody Allen durante su infancia fue publicada en el New York Times en 2014. A los pocos días, el cineasta publicó una exhaustiva respuesta en el mismo diario en la cual asegura que se trata de acusaciones falsas, mismas que atribuye al engaño y a las manipulaciones de su ex esposa, Mia Farrow.

En un mensaje publicado en la página de Facebook de Femen, la protesta fue organizada “para recordarle al mundo y a los fans del jazz que asistieron esa noche al concierto que Woody Allen no sólo es un neurótico y encantador director de cine, músico y actor, sino también es alguien a quien le gusta meterle el dedo a sus hijas”.

“Si un abusador es un genio o un artista famoso, el supuesto valor social de la creatividad suele estar por encima de las afirmaciones de las mujeres o hijas que son sus víctimas. Incluso si el abuso se cometió hace 24 años, su hija adoptiva Dylan sigue sufriendo hasta el día de hoy. El abuso deja heridas en el cuerpo y en el alma, incluso en casos como éste, ignorados y olvidados por el público”, se lee en el mensaje.

Advertisement