Síguenos

Advertisement
Justin Timberlake

El show de medio tiempo del Super Bowl LII entre los Patriotas de Nueva Inglaterra y las Águilas de Filadelfia estuvo a cargo de Justin Timberlake, quien a lo largo de 14 minutos ofreció un recorrido por diez de las canciones más exitosas de su carrera.

El espectáculo, que se había anunciado con mucha anticipación, significó el regreso de Timberlake al Super Bowl después de 14 años de aquella polémica presentación en la que, en un movimiento al parecer accidental (que hasta la fecha nadie puede explicarse), le arrancó parte de la ropa a Janet Jackson y le dejó el pezón descubierto. El episodio fue conocido como “Pezóngate” y hasta la fecha sigue despertando muchas interrogantes entre los más ociosos.

En esta ocasión ninguna de las manos de Justin Timberlake cobró vida propia por lo que ni las bailarinas ni las personas a su alrededor estuvieron en riesgo de quedarse sin ropa.

Pero sí hubo un momento de tensión y polémica previo al encuentro, cuando los organizadores revelaron que usarían un holograma de Prince para rendir homenaje al músico de Minneapolis, donde tuvo lugar el partido.

De acuerdo con Excélsior, la familia del cantante de “Purple Rain” dijo el sábado a través de una cuenta de Twitter, administrada por su hermano, Omarr Baker, que eso no sucedería. De esta manera, Baker dio por concluido el rumor que había empezado a circular en el sitio de noticias de celebridades TMZ.

Tanto la familia como la prometida de Prince, la cantante Sheila E, tenían muy claro que el músico se oponía a que se creara una imagen tridimensional de su figura. Citada por Excélsior, quien fuera su pareja escribió al respecto: "Prince me dijo: nunca permitas que nadie me haga un holograma. ¡No sería agradable que eso sucediera!".

Justin Timberlake abrió con el primer sencillo de su quinto álbum solista, "Filthy". Después siguió "Rock Your Body" y "Señorita". A continuación interpretó “Sexy Back”, acompañado de su banda completa, y de inmediato sonaron “My Love” y "Cry Me a River".

Los organizadores del show del Super Bowl no quisieron descartar la posibilidad de rendirle homenaje a Prince. Y fue precisamente cuando Timberlake interpretó "I Would Die 4 U” el momento que muchos seguidores en redes consideraron como lo más rescatable de la noche. Una vez descartado el holograma, sólo presentaron una proyección en video del artista y una pista de audio que permitió que ambos músicos cantaron "a dueto".

Entre otros aspectos rescatables se encuentran las coreografías, la banda en vivo, la selección de canciones y la actitud de Timberlake, quien por medio de una interpretación impecable busca dejar atrás aquel misterioso episodio de 2004.

Advertisement

Relacionados