Síguenos

Advertisement
YOKOONO
Foto: Yoko Ono Facebook Oficial.

Yoko Ono es conocida por ser la ex-esposa del fallecido icono pop, John Lennon. Durante un largo tiempo (y hasta la fecha) ha sido criticada por haber distanciado, supuestamente, al músico de The Beatles y ha sido señalada como la causante de la ruptura de la banda británica.

Sin embargo, muchos no han indagado en cómo fue que Lennon conoció a Yoko y mucho menos recuerdan o saben sus orígenes. Fue en 1966 que Ono se mudó a Londres para presentar una de sus obras en la Indica Gallery, donde conoció a John Lennon. Desde esa época hasta el día de hoy, la asiática-americana se ha desempeñado como artista.

Yoko Ono nació en Tokio, Japón, en el seno de una familia acomodada con un buen estatus económico en 1933. Gracias al trabajo de su padre como banquero, su familia y ella viajaban frecuentemente a San Francisco y Nueva York hasta que comenzó la Segundo Guerra Mundial. Debido a este constante movimiento entre culturas, religiones e ideologías, Yoko se formó con un carácter más liberal que de costumbre.

Después de la guerra, la familia se mudó a Scarsdale, Nueva York, en 1953, y Ono ingresó a Sarah Lawrence College para estudiar música y poesía. Fue en este momento que comenzó el distanciamiento entre ella y sus padres, provocado por su desaprobación de su nuevo estilo de vida al que describieron como "bohemio". En 1955, abandonó la universidad y estuvo en busca de su propio estilo artístico y la libertad de trabajar con varios artistas.

Durante este periodo, Yoko hizo esculturas, dibujos, música y varios performances influenciados por el budismo zen que incitaban a sus espectadores para imaginarse a ellos mismos creando pinturas en su cabeza. Estos actos, según The New Yorker, tenían mucho atractivo en lugares donde se gestaba el arte en Oriente.

En 1960, Yoko se involucró con el arte conceptual luego de incorporarse al grupo artístico Fluxus, un colectivo artístico inspirado por el dadaísmo y en el avant garde. En ese año la artista comenzó a crear sus propios performances basada en la obra de John Cage, músico experimental popular entre la escena artística en aquellos años. Cut Piece y Grapefruit de 1964 se encuentran entre sus obras más famosas de ese período. En Cut Piece, Ono le pedía al público que cortara su ropa con tijeras hasta que la dejaran desnuda con la intención de expresar el sufrimiento interno de los seres humanos al cuestionar cuestiones de género e identidad, de acuerdo al blog The Culture Trip.

En esta década, también fue conocida por actuar en la cinta Rape de 1969, donde representa a una mujer que es perseguida por hombres, en una actuación que intentaba favorecer al feminismo.

onocutpiece11.jpg

Grapefruit fue un libro conceptual basado en versos escritos en imperativo. Este texto era una especie de instructivo que contenía instrucciones breves y simples para llevarse a cabo. Según The Culture Trip, este trabajo artístico desdibujó la diferencia que existe entre la forma textual de la forma musical, en el sentido estrictamente poético.

Grapefruit-Ono.jpg

De acuerdo a The New Yorker, Grapefruit refleja desde el arte "la personalidad desinhibida y juguetona de los años sesenta". Además, califica a esta obra de Ono como una verdadera revolución, demostrando que "el arte a veces puede reducirse a un par de reglas que nadie puede seguir".

Otra de las obras más reconocidas de Yoko Ono como artista es Fly, un video de 1970 que a través de seis cuadros muestra a una mosca recorrer el cuerpo de una mujer desnuda. Según The Telegraph, esta es una parodia del deseo sexual masculino, inspirado en un recuerdo que tuvo Ono sobre un hombre que no podía dejar de ver con excitación los senos de una mujer. Así que Fly es otra de sus obras abiertamente expuestas como una crítica al patriarcado y a la concepción de la mujer para los diversos escritores y artistas hombres desde la antigüedad.

Una de sus últimas piezas reconocidas fue We're All Water de 2006, que consta de 118 botellas de vidrio -llenas hasta menos de la mitad- acomodadas una al lado de la otra en un estante largo. Cada botella tenía el nombre de alguien famoso como Sid Vicious, Hitler y Virginia Woolf y la propia Ono. De acuerdo a la propia Yoko, esta obra representaba que después de la muerte, todos somos lo mismo y a veces nos convertimos en algo banal como seres humanos, además de que olvidamos nuestra identidad.

En 2009, Yoko Ono recibió un Golden Lion Award por su trayectoria en la Bienal de Venecia, que reconoció su carrera como artista y figura pública en favor de la creación, la acción y el amor en la sociedad.

Hace unos días, Excélsior reportó que algunas de las obras de Yoko se instalaron en el Centro de Creación Contemporánea de Andalucía (C3A), ubicado en Córdoba, Argentina, donde se quedarán instaladas durante tres años. Las piezas que presentó fueron Para ver el cielo, Árbol de los deseos para la paz, Pieza para zurcir en cuatro estaciones. John Lennon alguna vez describió a Yoko Ono como la artista más desconocida del mundo: "Todos conocen su nombre pero nadie sabe quien es en realidad".

Advertisement