Síguenos

Advertisement
Foto: John Salangsang / Invision / AP

Han pasado cinco días desde el lanzamiento del álbum de Taylor Swift y al terminar la semana Reputation se habrá convertido en el disco más vendido del año. Y no, aún no está disponible en las plataformas de streaming.

Taylor Swift es un caso excepcional en la industria. Es de las pocas que se niega a asumir de manera pasiva el hecho de que internet haya cambiado la manera de consumir música. En 2014, cuando retiró todos sus discos de Spotify, dijo que la plataforma no pagaba lo justo y, en especial, le interesaba dejar claro que la música –tan accesible, tan fácil de descargar, tan simple de reproducir por medio de un clic– tiene un valor, requiere de un gran esfuerzo y no es un producto gratuito.

Lee: La polémica detrás de "Reputation" de Taylor Swift.

La discusión en torno al valor del trabajo de los músicos y el pago justo por ello se puso sobre la mesa cuando Prince le declaró abiertamente la guerra a los servicios gratuitos de streaming. Nadie como él abogó por la defensa de los derechos de propiedad intelectual. Desde entonces, ha habido otros como Radiohead, Beyoncé o Jay Z que han alzado la voz para discutir sobre el asunto. Se trata, pues, de una reflexión necesaria basada en una serie de preguntas que no debemos dejar de hacernos quienes consumimos música.

No es una guerra de declaraciones contra las plataformas de streaming. Tampoco se trata de un tema al que se le dé carpetazo en el momento en que la música de cierto artista vuelve a formar parte del catálogo de Spotify.

Lee: ¿Estará en streaming el disco de Taylor Swift?

Reputation estará en todas las plataformas de streaming en cualquier momento, pero para entonces Taylor Swift habrá dejado un mensaje bastante claro: el interés auténtico por la música se demuestra al reconocer que se debe pagar por ella. No hay más.

Taylor Swift no es sólo una estrella pop cuya venta de discos suela rebasar el millón de copias. La cantante es una de las 100 mujeres más poderosas del mundo – a sus 27 años, la más joven en la lista– debido, en buena medida, a su habilidad para incorporar estrategias de marketing disruptivas.

Lee: Bienvenida a la era del streaming, Taylor Swift.

De acuerdo con Forbes, es justo lo que Swift ha estado haciendo en los últimos meses, por medio de una estrategia multiplataforma: usando redes sociales, logrando buenos acuerdos con los principales servicios de streaming, apareciendo en medios tradicionales, implementando un sistema para evitar la venta de boletos a revendedores o bots para sus conciertos, haciendo alianzas con UPS para el envío de CD o con AT&T y DirectTV para crear el servicio de video bajo demanda Taylor Swift Now.

Antes de que Reputation fuera lanzado, ya tenía 400 mil copias preordenadas. Basado en el ritmo inicial de ventas, el número estimado para el cierre de la semana es de 2 millones de copias vendidas. De acuerdo con Billboard Argentina, Reputation podría quedar por encima de DAMN de Kendrick Lamar y Divide de Ed Sheeran.

Advertisement