Síguenos

Advertisement
Screen-Shot-2016-12-14-at-6.30.45-AM.png

En los últimos meses, luego de que Hollywood y el mundo de la cinematografía viera el surgimiento de movimientos como el #MeToo y Time’s Up, derivados de las múltiples denuncias de acoso y abuso sexual que se le atribuyeron al productor Harvey Weinstein y otros personajes del medio, la voz de las mujeres se ha levantado en contra del machismo y las ideologías retrógradas que siguen vigentes en 2018.

Lee: El mito romántico detrás de algunas canciones populares

De acuerdo con la RAE, la palabra "misoginia" significa “aversión a las mujeres’ y “procede del griego misogynía, de miso- ‘odio’ + gyné ‘mujer’”. En la música, esta práctica se encuentra más viva que nunca y es por eso que algunas artistas han alzado la voz.

En una entrevista reciente con el diario británico The Guardian, Kim Deal, líder de The Breeders y exbajista de los Pixies, señaló que la misoginia abunda en la industria musical. "He dicho antes que la misoginia es la columna vertebral de la industria y sin la misoginia esta se quebraría”.

Courtney Barnett también alzó la voz creando nuevas canciones que hablan sobre la masculinidad tóxica. De acuerdo con Pitchfork, el próximo álbum de la cantautora estadounidense, Tell Me How You Really Feel, es un reflejo de lo que vivimos en este momento. En uno de los versos de una canción, Barnett recita: “traté de ser paciente, pero no más, ¡mierda! no soy tu madre, no soy tu perra”.

En “Nameless, Faceless”, primer sencillo de este nuevo material, la artista parafrasea la icónica frase de Margaret Atwood: “Los hombres temen que las mujeres se rían de ellos; las mujeres temen que los hombres las maten”.

Lucy Foster, de la revista británica Stylist, realizó una investigación sobre el tema y entrevistó a Jenny Stevens, editora de noticias de la revista NME, quien se suma a las declaraciones de Kim Deal y Courtney Barnett señalando que “la misoginia y el sexismo en las letras de canciones” han prevalecido. “Tampoco pienso que las letras en el pop actual sean menos sexistas que antes”, le dijo Stevens a Foster.

Lee: El machismo en la música popular será algún día cosa del pasado

Ejemplos sobran

En el documental My Time Now, Nicki Minaj habló acerca de la falta de respeto que existe hacia las mujeres por parte de productores y contratistas de sellos discográficos: "¿Está mal querer más para mí? ¿Desear que la gente me trate con respeto? Cuando soy asertiva me llaman perra, pero cuando un hombre lo es, él es el ‘jefe’”.

En un artículo publicado por la revista CQ, el periodista John Niven comenta que uno de los momentos más representativos en los que una mujer habló sobre la misoginia, el sexismo y el bullying se dio cuando Madonna fue nombrada Mujer del Año en los premios Mujeres en la Música de Billboard en 2016. En su discurso de aceptación habló sobre el abuso que sufrió al principio de su carrera diciendo "Me paraba frente a ustedes como un adorno. Me refiero a una animadora”.

"Sobre todo no envejezcan. Envejecer es un pecado”, le dijo la cantante a una audiencia femenina. “Serás criticada, maltratada y no saldrás en la radio".

Un año antes, Lady Gaga, otra representante del pop, también habló sobre lo difícil que era para una mujer ser parte de la industria musical: “A veces es muy difícil para las mujeres estar en la música. Es como un maldito club de chicos en el que simplemente no podemos entrar ... lo intenté por tanto tiempo. Realmente quería ser tomada en serio como músico y ser reconocida por mi inteligencia más que por mi cuerpo”.

Lee: Mujer: puedes ser un icono, pero no puedes envejecer

Misoginia en la música hispana

La música latina, desde luego, no está exenta de estas prácticas. Un análisis de Noisey sugiere que, sin importar el estilo musical, la misoginia se encuentra presente en canciones de artistas que van desde Luis Miguel hasta Maluma. En sus composiciones existen “mujeres objeto, apologías a la violación, violencia de género, dependencia emocional y hablar de la libertad sexual de una mujer como si fuera una cualquiera”.

No sólo eso; géneros populares en México como la banda o los narcocorridos promueven el acoso, la violencia y la misoginia en sus videos y canciones, lo cual demuestra que el machismo permanece.

La pregunta obligada que nos surge es, ¿cuándo llegará el día en el que la industria musical también tenga su momento Weinstein y salga a la luz toda la basura que sabemos que existe en la industria?

Advertisement

Relacionados