Síguenos

Advertisement
Roger Waters.

Este domingo 3 de febrero, mientras algunos veíamos el acostumbrado triunfo de los Patriotas y el mediocre espectáculo de Maroon 5 en el Super Tazón, el músico británico Roger Waters lanzó un texto a través de sus redes sociales en el que, una vez más, metía sus narices en cuestiones de política internacional.

En el comunicado el británico señala: “detengan esta última locura del gobierno de Estados Unidos, dejen a los venezolanos en paz. Ellos tienen una democracia real, paren de tratar de destruirlos solo para que el 1% pueda robarse su petróleo. Quiten las manos de encima, Estados Unidos. #Venezuela! #NicolasMaduro #DetenganElGolpeDeTrumpEnVenezuela”.

Además del mensaje, Waters acompañó el tuit con una imagen propagandística en la que instó a los venezolanos a favor del régimen de Maduro a protestar al día siguiente contra los recientes acontecimientos en los que, la oposición, (la mayoría de la población venezolana) ha nombrado a Juan Guaidó como nuevo presidente, teniendo la aprobación de varias naciones entre los que destacan 19 países de la Unión Europea y 11 de América incluyendo a Canadá y Estados Unidos.

Esta no es la primera vez que Waters se involucra en la política internacional. De hecho, la mayor parte de sus obras musicales tienen que ver con una postura política y social frente a la desigualdad, la injusticia y el autoritarismo.

Hay algunos de sus discos con Pink Floyd que se tornan en ideologías materializadas como Animals de 1977, en el que el británico nombra a las canciones como cada uno de los animales de la granja ficticia descrita en el texto distópico de Orson Welles, Rebelión en la Granja (1945), reflexionando sobre los efectos negativos del capitalismo.

"Pigs (Three Diferent Ones) - Roger Waters live at Mexico City

El propio álbum The Wall (1979) es un pasaje musical en el que, a partir de su propia experiencia, el músico narra cómo es que las personas somos simplemente “otro ladrillo en la pared” del sistema social dominado por los dueños del mundo. Conforme ha pasado el tiempo, Waters ha integrado su postura política como parte de sus espectáculos y se ha metido cada vez más en asuntos internacionales.

En 1990 tocó en los vestigios del Muro de Berlín celebrando su caída tan solo unos meses antes; en los dosmiles comenzó a involucrarse en el conflicto Israel-Palestina apoyando la postura de los palestinos; se ha burlado del nombre, la imagen y las acciones de Donald Trump en Estados Unidos; en México durante su show en el Zócalo criticó al presidente Enrique Peña Nieto sobre la dramática desaparición forzada de los 43 estudiantes de Ayotzinapa y en meses recientes, se ha declarado también en contra de Jair Bolsonaro, el actual presidente de Brasil que es reconocido por su agenda derechista.

¿De qué se trata la postura de Roger Waters frente a lo que sucede en Venezuela?

En entrevista para TrackRecord, Gonzalo Oliveros, coordinador de la estación radiofónica RMX y productor del noticiero Hechos, señala que esta es “una declaración arriesgada pero no única de Waters”. “No es alguien complaciente hacia el status quo pero puede ser desafortunada. Toma en cuenta la parte política pero omite lo social”, apunta.

Específicamente, Waters está tomando en cuenta solo una postura en contra del “intervencionismo estadounidense”, aquella en la que históricamente Estados Unidos busca expandir su territorio, riqueza e ideología a todas las naciones, también conocida desde los pupitres como Doctrina Monroe.

Sin embargo, el músico parece ignorar los datos que describen la situación actual de Venezuela como una “crisis humanitaria”. Según diversas investigaciones periodísticas y datos obtenidos por organizaciones, este es el país “con la mayor inflación del mundo y con problemas de desabastecimiento de ciertos alimentos, medicinas y productos básicos”.

“Personalmente, creo que Roger Waters tiene que ir a Venezuela no con el gobierno sino con la gente para vivir la crisis humanitaria que estamos sufriendo y comprender desde el punto de vista y no del dictador, abrirse sin escuchar el discurso y sesgarse por temas ideológicos”, menciona Camila De La Fuente, ilustradora y periodista venezolana que ha vivido los estragos de la crisis en su país.

“Creo que Waters siempre da su opinión desde su punto de vista de izquierda sin estudiar o darse cuenta que a veces la izquierda puede engañar y puede tener un discurso manipulador para hacer parecer que todo lo que están haciendo está bien pero hay muchos fracasos. Debería de quitarse el filtro ideológico y debería de verlo desde la óptica de los derechos humanos y eso lo limita”, señala.

En redes sociales han aparecido mensajes de apoyo a Maduro manejando el discurso del intervencionismo como principal argumento a lo que De La Fuente dice: “me parece absurdo también que por odiar a Donald Trump, eso lo lleva a apoyar a un dictador como Maduro, creo que Roger Waters está siendo irresponsable por dar una opinión completamente sesgada. Apoyar a un dictador solo por contradecir a Trump me parece absurdo… no está muy consciente de la responsabilidad que tiene un mensaje”.

¿Qué tanto influye la opinión de un músico en estas situaciones?

Según Oliveros, la opinión de Waters “influye por su presencia y prestigio, pero la miopía de la situación social es contraproducente a su credibilidad”.

“Creo que es importante que un artista de su opinión respecto a temas de política internacional pero creo que también el artista debe de informarse, creo que si vas a dar una declaración política primero debes estar informado y debes estar involucrado con gente que directamente está afectada con ese tema”, menciona Camila.

Sobre lo que ahora los venezolanos pensarán sobre el músico, resalta: “en la sociedad venezolana no influye y más bien causa un rechazo. El venezolano claramente va a tener una mala opinión sobre Roger Waters. Ahora personas que no conozcan lo que está pasando en Venezuela con esto ayudará a que apoyen el discurso de Maduro, puede favorecer a un dictador entonces es irresponsable. La gente podría dejar de seguir a Roger Waters o de admirarlo como músico”.

“RW tiene que medir sus palabras, tiene que ir a Venezuela urgentemente, de hecho le hago una invitación a que vaya y vea cómo se está muriendo la gente de hambre, sin medicinas, y después de informarse tiene que medir sus actos. Una cosa es decir una opinión y otra cosa es organizar una marcha… creo que ahí sí se le fue de las manos… básicamente está haciendo una marcha a favor de Maduro, a favor de un dictador y creo que en eso no debería de estar metiéndose”, menciona Cam.

Tal vez ha llegado la hora de que Roger Waters deje de meterse donde no le llaman. Por más que su trabajo artístico aporte a la historia musical o por más legendario que sea, Waters ha escalado suficiente.

Lee: Roger Waters quiere tocar ‘The Wall’ en la frontera entre México y Estados Unidos

Advertisement

Relacionados