Síguenos

Advertisement
Britain Investiture

El ex baterista de The Beatles, Richard Starkey, mejor conocido como Ringo Starr, fue nombrado Caballero de Imperio Británico por el Duque de Cambridge en el Palacio Buckingham, reportó Daily Mail. La medalla le fue entregada 21 años después que a su compañero de banda, Paul McCartney, y a más de cinco décadas de que la Reina Isabel nombrara al Cuarteto de Liverpool como Miembros del Imperio Británico en 1965.

La historia de The Beatles con estas condecoraciones también tiene su lado oscuro. En 1969, John Lennon le regresó la medalla -que recibió con la agrupación- a la Reina a través de una carta en la que protestaba en contra de la postura de Inglaterra en la política mundial, en específico, la guerra de Vietnam.

A lo largo del reinado de Isabel II, varios músicos han sido nombrados Caballeros. En 1996, Elton John fue nombrado Comendador del Imperio Británico y dos años después Caballero de la Orden Británica. David Gilmour, ex guitarrista de Pink Floyd, recibió el título de Comendador del Imperio Británico en 2003, Sting consiguió el mismo en 2002 y The Bee Gees también lo hicieron en ese mismo año.

¿Qué significa exactamente ser Caballero en Gran Bretaña?

De acuerdo con el sitio Mental Floss, el gobierno británico ha premiado a “ciudadanos notables” con lugares en la Orden del Imperio Británico. Aunque la Orden originalmente daba estas medallas a militares y ciudadanos de primera clase durante la guerra en tiempos de paz, un total de mil 123 personas, entre famosos y ciudadanos anónimos, han recibido rangos en distintos grados en el Palacio Real.

La Orden está dividida en cinco rangos: Caballero o Dama de la Gran Cruz, Caballero o Dama Comandante, Comandante, Oficial y Miembro. En los primeros dos rangos a las personas se les atribuye el nombre de Sir o Dame respectivamente. Según Mental Floss, “todos los miembros de la Orden del Imperio Británico pueden agregar a su nombres sus rangos al principio o al final de sus nombres como por ejemplo "Roger Daltrey, CBE."

¿Quién lo decide?

La monarquía que rige en el momento es la que toma la decisión sobre los cargos en la Orden. Sin embargo, la Reina también recibe consejos y recomendaciones de la Secretaría de Defensa del Estado y de la Secretaría del Estado para Asuntos Exteriores y de la Mancomunidad. Los miembros de la Orden del Imperio Británico “están disponibles” para todo tipo de acciones en el Estado, ya sea en actividades civiles, servicio militar o trabajos artísticos para contribuir a la caridad.

En este sentido, el nombramiento de músicos es más simbólico que real. Aunque pueden nombrarse caballeros, Sir Elton John, Paul McCartney o incluso Bono, quien en realidad es irlandés, pueden nombrarse a sí mismos como Sir pero no estar involucrados en las políticas o actividades de Gran Bretaña.

¿Se puede declinar al nombramiento?

Sí. De acuerdo con un artículo de AP, 2% de 3 mil personas a las que se les ha ofrecido ser nombradas han declinado. David Bowie también rechazó ser nombrado ser Caballero. “Seriamente no sé para qué es eso”, dijo sin decoro el músico. Keith Richards rechazó ser Comandante del Imperio y se burló de Mick Jagger por aceptar ser nombrado Caballero.

La importancia de llamarse Ringo Starr

Ahora que Ringo recibe el nombramiento como Caballero, vale la pena comentar que su labor como músico ha sido poco reconocida en la industria. Músicos como Phill Collins (ex baterista de Genesis) así como James Woodall, autor del libro The Story Of The Beatles Last Song, han señalado que Ringo Starr es uno de los bateristas más inflavalorados de la historia. Esta idea no es alocada y de hecho, en 1968, mientras The Beatles grababa el famoso White Album, Starr renunció a la banda debido a qué según él, se sentía menos que los demás.

Aunque la historia no le ha hecho justicia como a Lennon, McCartney o Harrison, Ringo ha recibido varios reconocimientos. En la lista de los mejores bateristas del mundo de la revista Rolling Stone se encuentra en la quinta posición. "No era espectacular. Fijaba el ritmo de fondo de los Beatles y mantenía el tempo, compensando su admitida falta de técnica con sus característicos 'rellenos', golpecitos rápidos y fogonazos dados sobre los tambores entre las letras y las frases musicales", menciona Woodwall en su libro. "La batería de Starr en 'A Day In The Life' es sumamente compleja. Podrías decirle a un baterista actual decirle 'toca eso' y no podría", dijo Phill Collins en una entrevista.

Advertisement

Relacionados