Síguenos

Advertisement
Foto: AP

Uno de los episodios más lamentables en la historia de la música pop ocurrió el 10 de diciembre de 1967. El avión en el que el cantante de soul Ottis Redding viajaba se estrelló en un lago de Wisconsin. A sus 26 años y con una carrera en ascenso, se apagó una de las voces más poderosas e influyentes surgidas en la década de los sesenta.

De acuerdo con Charlie Gillett en su libro Historia del rock: el sonido de la ciudad (desde sus orígenes hasta el soul), Redding estuvo a punto de ser el Elvis Presley del soul al ser descubierto –tardíamente– por el público blanco que escuchaba rock, en 1967, después de volver de una gira europea, en la que fue considerado un embajador de la música que había inspirado a grupos locales como los Rolling Stones.

Redding pertenecía a un grupo de cantantes de soul de la nueva generación que a partir de 1964 comenzaron a ganar adeptos por medio del uptown rhythm and blues, un estilo que se distinguía por su sonido áspero y por el recurrente grito que lanzaban sus cantantes durante su interpretación. A este pertenecieron Joe Tex, Wilson Pickett, Sam and Dave y Percy Sledge.

Todos ellos hicieron sus mejores discos entre 1964 y 1965 en los estudios de Muscle Shoals (Alabama). Según menciona Gillett, Redding y Sam and Dave realizaron prácticamente todos sus discos con la icónica disquera de soul, Stax Records. “Otis Redding pasó de un crudo estilo a lo Little Richard, mostrado en su primer disco, Shout Bamalama (1960) hasta lograr un estilo muy movido y característico que estaba muy bien representado en tres sencillos consecutivos entre 1964 y 1965, “Mr. Pitiful”, “I’ve Been Loving You Too Long” y “Respect”, señala Gillett en su libro.

La voz expresiva y versátil de Otis Redding era un ejemplo de aquello que podía alcanzar el deep soul del sur de Estados Unidos. Uno de los años más gloriosos para la Stax fue 1967 y ello se debió en buena medida al llamado “King Of Soul”, pues su gira por Europa había conseguido un éxito sin precedentes entre su catálogo de artistas, y el álbum Otis Live en Europa fue un éxito de ventas.

La canción que representa la gran tragedia de lo que pudo haber logrado como artista es “(Sittin' On) The Dock of the Bay", un tema producido por Steve Cropper en el que incluyeron efectos de sonido –de gaviotas y olas al romper. Con este cambio de estilo Redding demostró estar dispuesto a desafiar una y otra vez los límites con tal de ampliar la definición del soul moderno. Este sencillo, lanzado de manera póstuma, llegó al número uno en las listas de popularidad.

Habían pasado siete años desde el inicio de la carrera de Redding en 1960. Al igual que tantos otros músicos negros, no había sido fácil para él abrirse paso entre las grandes audiencias del rock. Tomó su tiempo. La adopción del soul como una música orgullosamente negra estuvo ligada al gran movimiento que inició por esos años, en el que la promoción de los intereses de la comunidad negra en Estados Unidos se convirtieron en el tema central de la conversación.

Descanse en paz Otis Redding.

Advertisement

Relacionados