Síguenos

Advertisement
Página de Pitchfork.

Esta semana, Ryan Schreiber, fundador y ahora exdirector y exeditor en jefe de Pitchfork dejó la compañía después de 22 años de estar al mando.

En un comunicado de prensa, el estadounidense mencionó que esta decisión la toma porque no quiere ser recordado por haber hecho una sola cosa en su vida y que le emociona tomar nuevos rumbos.

Aprovechando su salida, vale la pena hacer un repaso sobre la importancia que el medio todavía tiene en el universo musical.

Desde noviembre de 1995, mes y año de su fundación, Pitchfork se perfiló como uno de los primeros medios de comunicación que buscaban tener éxito a través de internet, una meta que terminó por cumplir. En 2010, el medio contaba con 2,200,000 usuarios únicos al mes.

Detestado por unos debido a su ácido y soberbio tono; amado por otros por darle prioridad a la música independiente y experimental, el medio ha logrado lo que pocos: generar conversación entre artistas, fanáticos de lo raro, hambrientos de música nueva y hasta los nostálgicos.

En 2004, una tienda de Texas decidió no vender el disco de Travis Morrison porque había recibido un cero en una crítica de Pitchfork. Un directivo de Merge Records, mencionó que el álbum debut de Arcade Fire, Funeral, se agotó en tan solo una semana después de que Pitchfork lanzara la reseña.

Reseña LCD Soundsystem en 6 minutos.

"Para nosotros, una crítica de Rolling Stone no significa necesariamente que vamos a vender un solo disco, pero con Pitchfork consigues una reseña y puedes ver el impacto en las ventas", señalaba Josh Rosenfeld, propietario de Barsuk Records en un artículo de 2005.

De ahí su relevancia. Desde su nombre, la personalidad del medio está definida. Es el "tridente" que ha podido incomodar hasta los artistas más consolidados y ha destruido discos de figuras endiosadas como lo son actualmente Greta Van Fleet y ha puesto en la mira el eclectisimo de artistas como Rosalía y el propio Bad Bunny a nivel internacional y para una audiencia acostumbrada a la música independiente.

Lee: Lo que tienes que saber de X100PRE, el álbum debut de Bad Bunny

Actualmente, cuando la industria toma nuevos rumbos y el streaming está definiendo lo que es escuchable y lo que no para una audiencia que parece tener poco tiempo para dedicarse a apreciar un disco o buscar nueva música fuera de los estándares, Pitchfork es un medio necesario. Ahí, además de conocer lo más relevante de lo indie, se puede encontrar música nueva de gente tan kitsch como el venezolano Arca hasta lo más reciente del psicótico Aphex Twin.

Podrán decir que Reddit u otras plataformas más de nicho funcionan mejor para indagar en rarezas musicales, pero Pitchfork ahí estará para pinchar el tren del mame más absurdo y reconocer los fenómenos musicales más interesantes.

Advertisement

Relacionados