Síguenos

Advertisement
biggie_wide-8258f868e806bdb6d62ee6d52b45fbb1160af934-s900-c85.jpg

El 9 de marzo de 1997, uno de los personajes más emblemáticos en la historia del rap fue asesinado. The Notorius B.I.G, también conocido como Biggie o Biggie Smalls, recibió 4 impactos de bala cuando regresaba de una fiesta en Los Ángeles. Su muerte, junto a la de Tupac Shakur, es uno de los pasajes más oscuros de la música popular. Con tan sólo 24 años, Biggie era la voz de lo que sucedía en las calles de Brooklyn a mediados de los noventa: violencia, sexismo y tráfico de drogas.

Nombrado por Billboard como uno de los mejores raperos de todos los tiempos, la capacidad de The Notorius B.I.G por contar historias inspiradas en sus propias experiencias convirtieron a su álbum debut, Ready to Die, en un lienzo de rimas con las que los habitantes de Nueva York se identificaron y lo colocaron en la cima.

Life After Death, publicado seis días después de su muerte, fue un testamento musical que dejó para las generaciones posteriores y que llevó al gansta rap a un escenario mainstream en la industria. Desafortunadamente, el músico fue víctima de la violencia que retrataba en sus canciones. El asesinato sucedió cuando salía de una fiesta después de asistir a los premios Soul Train Music en Los Ángeles. Biggie viajaba en una Suburban, en el asiento del copiloto, cuando un sujeto abordo de un Chevrolet Impala le disparó en varias ocasiones.

En meses y días recientes, algunos medios se han dedicado a crear contenido relacionado con su muerte que durante años ha sido un tema controversial. La plataforma musical TIDAL publicó un documental biográfico titulado Biggie: The Life of Notorious B.I.G., en el que amigos, conocidos de la calle, amigos de la industria y la madre de Biggie hablan sobre la personalidad del rapero y cómo fue su ascenso a la fama.

Por su parte, la cadena de televisión USA estrenó en Estados Unidos la serie ficticia Unsolved: The Murders of Tupac and The Notorious B.I.G, que se basa en documentos sobre las conexiones existentes entre los asesinatos de Biggie y Tupac. Además, retrata lo que implicó la rivalidad entre la Costa Este y la Costa Oeste representada por los sellos discográficos de ambos: Bad Boy (Biggie) y Death Row (2Pac).

El conflicto Este/Oeste

De acuerdo con Noisey, todo comenzó cuando los medios como la revista Rolling Stone declararon que Biggie “alejó la atención de la escena musical de la Costa Oeste” atrayendo la atención y la preferencia de las audiencias a la Costa Este. Pero la pelea iba más allá de solo un interés musical. Biggie y el dueño de la discográfica Bad Boy, Sean Combs (P Diddy), así como Tupac y el dueño de Death Row, Suge Knight, mantenían de costa a costa negocios de tráfico de drogas.

El suceso que marcó la división de ambos bandos fue el asalto que dejó herido a Tupac Shakur la noche del 30 de noviembre de 1994. El rapero se encontraba en el vestíbulo de los estudios Quad, en Manhattan, cuando dos hombres vestidos con un uniforme militar se le acercaron, le dispararon y se llevaron su dinero. Shakur señaló a Combs y a Biggie Smalls como responsables del ataque.

Según declaraciones de un prisionero anónimo en 2012, fue James Rosemon, mejor conocido como Jimmy Henchman, quien atacó a Tupac bajo el mando de Combs. Esto parece lógico, pues Henchman era en ese entonces empresario, colaborador de Bad Boy Records, manager y traficante de cocaína en Nueva York.

La muerte de Tupac

El 7 de septiembre de 1996, Tupac Shakur acudió a Las Vegas con Suge Knight para presenciar un combate de boxeo entre Mike Tyson y Bruce Seldon que se celebró en el hotel MGM Grand. Al terminar el evento, Tupac Shakur se subió al BMW del dueño de su disquera. Luego de unos minutos, Knight paró el vehículo frente a un semáforo en rojo y bajó la ventanilla. A su derecha se detuvo otro automóvil, un cadillac blanco del cual emergió un hombre y baleó directamente a Shakur. Este fue un método similar al que se usó posteriormente para asesinar a Biggie.

Los posibles responsables del asesinato de Biggie

Durante años, el FBI ha cerrado y abierto el caso en dos ocasiones. Poole y Miller, los primeros detectives en investigar el caso en 1997, confirmaron que había pruebas “abrumadoras” de que los asesinatos de Biggie y Tupac estaban relacionados.

La investigación fue reabierta en 2006 por el detective Greg Kading y algunos miembros del Departamento de Justicia y, a la fecha, han reducido la muerte de Biggie a tres posibilidades lógicas. La primera y una de las más populares, es que fue asesinado bajo las órdenes de Suge Knight en represalia por el asesinato de Tupac, en el cual también está implicado. La segunda teoría señala que Suge trabajó junto con la Policía de Los Ángeles para deshacerse de Biggie y la tercera teoría menciona que los Southside Crips, una de las pandillas traficantes más populares del estado, mataron a Biggie por no pagar una deuda.

Aunque el caso todavía no se resuelve, el conflicto entre la Costa Este y Oeste fue un parteaguas para el hip hop. El talento y los negocios turbios de Biggie le costaron la muerte; sin embargo, su éxito ha prevalecido. Hace unas semanas, el rapero obtuvo su quinto álbum con un millón de copias vendidas en Estados Unidos.

Lee: The Notorious B.I.G. hace historia una vez más

Advertisement

Relacionados