Síguenos

Advertisement
Beyonce

El periódico francés dedicado a la política, economía y cultura africanas Jeune Afrique dio a conocer que Beyoncé y Jazy-Z han sido duramente criticados en diversos medios y en redes sociales por haber recreado una escena de la popular película senegalesa Touki Bouki en una de las fotos promocionales de su nueva gira mundial, On the Road II.

El disgusto provocado en los medios culturales africanos se debe a que la pareja no dio el crédito a Djibril Diop Mambéty, director de la película, la cual tuvo gran difusión en años recientes gracias al trabajo de restauración de The World Cinema Project.

beyonce-touki-bouki.jpg

De acuerdo con Jeune Afrique, en otras ocasiones Beyoncé ha reutilizado elementos de la cultura africana sin dar el crédito correspondiente. Lo que esta vez pudo haber sido una excelente oportunidad para dar difusión a una obra maestra de la cinematografía mundial se convirtió en un robo más en torno al cual hay varios aspectos cuestionables.

Beyoncé suele citar la cultura africana y destacar el hecho de tener entre sus colaboradores a varios artistas del continente. Además, una de las coreografías de su show estuvo inspirada en un baile tradicional sudafricano y en 2013 citó un discurso feminista de la novelista nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie en su tema “Flawless”.

Es entonces cuando surge la duda, ¿por qué si África es tan importante para ella la ambiciosa gira “mundial” que emprenderá junto con su esposo no pasará por el continente africano?

Aún así, las alusiones a África han estado muy presentes en los años recientes de su carrera: vestuario inspirado en trajes yoruba, maquillaje a cargo del artista nigeriano radicado en Nueva York Laolu Senbanjo, un baby shower con temática africana y su aparición en los Premios Grammy del año pasado luciendo un tocado y ropa dorada que recordaba a Oshun, la diosa Yoruba de la fertilidad, destaca el periódico francés.

Lee: Lo mejor de la música africana en 2017.

Pero todo este discurso a favor de la cultura africana suena poco genuino cuando ocurren hechos como el que se discute en este momento. Por un lado está la inexplicable omisión del crédito a Touki Bouki y el hecho de que las superestrellas pop actuales –no sólo Beyoncé y Jay-Z– descarten por completo al continente africano en sus giras.

La excusa que ponen las empresas productoras de estos eventos hacen referencia a la inseguridad y la infraestructura precaria en estos lugares, pero como bien recuerda el periodista Léo Pajon en Jeune Afrique, esto no impidió a grandes artistas como James Brown o Michael Jackson presentarse con frecuencia en diversas ciudades de África.

El discurso políticamente correcto tiende a la superficialidad, al oportunismo y a la fugacidad ligada a la tendencia del momento. Si realmente los artistas más populares del mundo estuvieran un poco interesados en África lo mínimo que podrían hacer sería ofrecer conciertos en alguno de los 54 países que lo conforman.

Un caso excepcional es el de Damon Albarn, líder de Blur y Gorillaz, quien en 2006 lanzó Africa Express, un proyecto colaborativo entre artistas occidentales y africanos gracias al cual cientos de músicos se han presentado en diversas ciudades del continente, además de haber grabado una serie de discos que han permitido que músicos africanos poco conocidos lleguen a nuevas audiencias.

Advertisement

Relacionados