Síguenos

Advertisement
Diseno sin titulo-16.jpg

El lunes pasado, diversas fuentes informaron el fallecimiento de Dolores O’Riordan, exlíder de la agrupación irlandesa, The Cranberries. De acuerdo a BBC, la cantante fue encontrada en el Hotel Hilton Park Lane ubicado en Londres. Las razones de su muerte “no son sospechosas” según la policía metropolitana de la capital de Gran Bretaña; mañana serán revelados los resultados de la autopsia.

Dolores fue una de las cantantes más representativas de los años noventa. Con The Cranberries generó éxitos como “Zombie”, “Linger” y “Dreams”, temas que formaron parte del soundtrack cotidiano en los seguidores del rock europeo durante aquella década e incluso hasta nuestros días. La popularidad de estos temas, sumada a la base de fanáticos de la agrupación irlandesa y algunos otros devotos de su estilo vocal, son algunos de los elementos que han posicionado una vez más a The Cranberries en la cima de las listas de streaming después de la pérdida de su vocalista.

Poco después de la noticia del fallecimiento de O’Riordan, las reproducciones del catálogo de The Cranberries se incrementaron un 992% en una de las plataformas de streaming más utilizadas en el mundo, Spotify. En exclusiva para TrackRecord, fuentes oficiales de Spotify México revelaron que canciones como “Zombie” y “Linger” se encuentran entre los sencillos que han presentado “un aumento más significativo, pues sus streams se incrementaron en 320% y 664%, respectivamente”.

Estos datos fueron calculados con base en una comparación numérica de los streams que han tenido las canciones a nivel global desde el lunes 15 de enero, con los datos del día 8 del mismo mes, tan sólo una semana antes de que la compositora muriera. El suceso fue a nivel global, pero México ya era el segundo país con mayor número de streams mensuales de la agrupación. Tan sólo en Ciudad de México, The Cranberries tiene alrededor de 192 mil escuchas al mes, lo que muestra que en la capital es una de las bandas noventeras más populares.

Otras resurrecciones en las listas de popularidad y en streaming

Dicen que uno de los mayores homenajes que se le puede hacer a un músico es escuchar sus discos y canciones después de que muere. Algunos lo han tomado muy en serio y otros simplemente lo hacen para descubrir qué éxitos tocaba el músico que se fue. Ya sea por curiosidad o por morbo, esto resulta satisfactorio para los herederos del patrimonio del artista pero también apoya al conocimiento general de la colectividad.

Una de las resurrecciones más recientes en las listas y en streaming es la de el icónico David Bowie. Después de su muerte en enero de 2016, las ventas de su música en formato físico y digital aumentaron de forma exponencial. De acuerdo a un artículo del diario británico The Guardian, la escucha de álbumes y canciones de Bowie en Spotify aumentaron un 2,822% después de su muerte.

Bowie tenía aproximadamente 4 millones de escuchas en esa plataforma. Luego de su deceso, estos aumentaron un 62.5%, lo que significa que 2.5 millones de personas más lo escucharon. Según el diario inglés, la cifra fue menor que la de otros artistas como BB King, quien falleció en mayo de 2015 y aumentó un 9.800%. También, Phil Everly miembro de The Everly Brothers, obtuvo un 4.275% mayor de streams en 2014. Y también está el caso de Lou Reed y The Velvet Underground, que posterior a la muerte de su líder en octubre de 2013, ganaron más de un 3 mil por ciento de escuchas.

Otro ejemplo importante es el de Prince, quien murió en el mismo año que Bowie y debido a que su catálogo no estaba en streaming, se convirtió en un fenómeno de las listas de popularidad y las ventas en físico de su música. El originario de Minnesota, pionero de la inclusión del funk y el soul en el pop, regresó a las primeras posiciones de las listas después de su muerte, que sucedió el 21 de abril de 2016.

De acuerdo a una nota de Rolling Stone publicada en ese año, el disco The Very Best of Prince se convirtió en un fenómeno. Más de 179 mil copias se vendieron en las horas posteriores a la muerte del icónico músico. En total más de 100 mil de esos álbumes fueron discos físicos tradicionales (LP y CD) y el resto fueron descargas de sus sencillos a través de distintas plataformas como iTunes. Este álbum se colocó como número uno de las listas en esa semana.

Otro de los músicos que despuntaron en streaming y ventas físicas después de su muerte fue Chris Cornell. Tras el lamentable suicidio del cantante y el despliegue de información en las redes sociales, “las ventas y el número de streams” de la banda originaria de Seattle aumentaron drásticamente según la revista Forbes. Incluso, Soundgarden volvió a posicionarse en las listas de Billboard 200. El disco Superunknown estuvo durante un par de semanas en la posición número 28 y el álbum debut de Audioslave -banda de la cual también formó parte- llegó al séptimo puesto de la lista.

Un mes después de Cornell, otro fallecido exponente del rock alternativo y su banda llegarían hasta arriba de las posiciones: Chester Bennington y Linkin Park. De acuerdo a datos de Nieslen replicados por Billboard, las ventas de los álbumes físicos y las descargas digitales del catálogo de la banda norteamericana crecieron de manera impactante después del anuncio de su trágico suicidio. Según el reporte, en tan sólo un día, la agruación subió un 5.332% de las ventas. El 20 de julio, Linkin Park vendió 21 mil copias mientras algunos de sus sencillos principales fueron descargados en internet más de 90 mil veces. “En total, entre discos y canciones se vendieron unas 111,000 copias”, menciona Billboard en esa nota informativa del año pasado.

Advertisement

Relacionados