Síguenos

Advertisement
Foto: Charles Skyes, AP.

En días recientes, la figura de Marilyn Manson ha estado rodeada de polémica. Ser Marilyn Manson no es fácil. Llevar una vida llena de excesos sin limitaciones tiene consecuencias. Keith Richards lo sabe, Ozzy Osbourne también. Pero Marilyn parece está tocando fondo. El mundo es otro en 2017 y su concepto musical excesivo y morboso ha dejado secuelas. El shock rock se ha reflejado en la vida real del músico así como en la de sus compañeros de vida (y banda). El domingo 22 de octubre, el bajista de Marilyn, Twiggy Ramírez, fue acusado de violación y Daisy Berkowitz, el guitarrista fundador de su grupo murió unas horas después. Berkowitz y Manson comenzaron su carrera musical con la banda Marilyn Manson & the Spooky Kids en 1989.

Durante las más de dos décadas, tanto Brian Warner (Marilyn Manson) como sus compañeros de banda han tenido una vida de desenfreno y confrontación. Estar en contra de la religión, ser fanático de un sacerdote satánico y amenazar de muerte a un periodista son parte de lo que ha construido la imagen y la vida del músico estadounidense, todo lo que le rodea.

Su vida ha estado llena de demandas millonarias gracias a su actitud intransigente. En 1998, el mismo Berkowitz demandó a Marilyn y a la banda por haberlo despedido dos años antes.

Berkowitz, por su parte, luchó durante años contra el cáncer de colon, enfermedad que le ha quitado la vida a muchos otros músicos (por lo menos de rock) que también han agotado hasta el cansancio su cuerpo. En la lista están David Bowie -quien en 1976 sostenía una dieta basada en pimientos y cocaína- y George Harrison, que después de los ayunos provocados por su espiritualidad padeció una fuerte adicción a las drogas en su etapa post-Beatles. Excesos, excesos.

En el caso de Twiggy Ramírez, quien es acusado de violación por la cantante Jessicka Adams, su expareja, se hace presente también la normalización de la violencia física, verbal y psicológica. La intérprete explicó en una publicación de Facebook la historia que vivió con el bajista de Manson y señaló que por mucho tiempo había callado el suceso, al igual que Pete, un amigo que se encontraba presente al momento de la violación.

Acerca de otros sucesos recientes en la vida de Manson, se encuentra el accidente que tuvo en un concierto cuando se le vino encima una parte de la estructura del escenario.

¿Le convendría a Manson guardar un poco de prudencia? ¿Sí llevara una vida más tranquila sería la sentencia de su muerte artística?

A pesar de sus desgracias a Manson le ha ido bien recientemente con su nuevo álbum Heaven Upside Down. De acuerdo a Billboard, el disco se posicionó como número uno en las listas de popularidad de la categoría Hard Rock y Alternativa.

En una entrevista para The Guardian, Brian Warner explicó que su nombre y álter público han afectado su manera de vivir: “Es por eso que quería dejar de hacer música, lo que me llevó a explorar otras caminos, como la pintura y la actuación, aunque esa no era la razón en ese momento. Creo que estaba aburrido de eso. No quería ser exactamente lo que todos esperaban que fuera ".

Advertisement