Síguenos

Advertisement
Photo by Elea Franco

Las cosas no andan bien entre EEUU y México. Es posible que sólo hayan estado peor en 1836, después de la Batalla del Álamo, que técnicamente ni siquiera fue entre México y EEUU sino entre México y un estado limítrofe que se separaría y se convertiría en la República de Texas, que no formaría parte de los Estados Unidos sino hasta diez años después. El presidente Donald Trump parece estar muy convencido de la “grave necesidad” de construir un muro entre ambos países e insiste en que el gobierno mexicano debe pagarlo. Cada semana escuchamos historias de agentes migratorios que detienen a hombres, mujeres y niños que se sospecha que viven en los EEUU sin autorización, incluyendo a algunos que ni siquiera tienen antecedentes criminales. “Esto es extraño para nosotros, ¡para todos!”, me dice Emmanuel del Real, de la banda mexicana de rock Café Tacvba. Él y el resto de la banda están visitando Manhattan unas semanas antes del lanzamiento de su octavo álbum de estudio. “Este país es tan grande y poderoso gracias a la forma en la que le permiten a tantas culturas formar parte de él, pero ahora están diciendo que no es así”.

Café Tacvba lleva 25 años haciendo música y son una de esas bandas de rock tan grandes (como Radiohead, digamos) que si uno intenta explicar por qué han sido tan influyentes últimamente, se queda corto. Podrías enumerar el número de discos vendidos o de premios obtenidos, pero eso sólo te daría una idea del tamaño de su público, sin explicarte por qué sus fans están tan comprometidos después de tantos años. Como lo escribe el New York Times, la banda es experta en la reinvención, y su sonido siempre ha sido una mezcla: combinan estilos regionales mexicanos como norteño y boleros con sensibilidades de rock anglo. Su más reciente álbum Jei Beibi, que salió a principios de mayo, lleva esta experimentación a otro nivel: hay canciones cargadas de sintetizadores de los 70 en algunas canciones, guitarras acústicas románticas en otras y arreglos emblemáticos por todos lados. Se siente como un viaje al pasado y una mirada al futuro a la vez, pero también se siente congruente con los tiempos.

Jei Beibi (pronunciado, sí, como “Hey baby”) fue grabado en español. Esto no significa que sea un disco sólamente para hispanoparlantes. Hablé con Emmanuel del Real, también conocido como Meme, y Enrique Rangel, Quique, mientras se encontraban en Nueva York haciendo una gira de medios; les pregunté sobre la forma en que la política influencía su trabajo, sobre cómo la banda se ha vuelto más socialmente consciente a lo largo de los años y sobre qué opinan sus hijos de su música.

La primera pregunta que quiero hacerles es sobre el nuevo álbum. Tiene este sonido muy de los 70, muy psicodélico. ¿Qué me pueden decir sobre el proceso de hacer este disco y lo que fue diferente esta vez?

Emmanuel “Meme” del Real: Es muy interesante lo que dices del factor de los 70. Probablemente sea cierto, porque crecimos en los setenta y tenemos muchas influencias [de esa era]. Uno no sabe dónde y cuándo van a aparecer y crecer contigo esas influencias, y los [70] son una referencia que inevitablemente aparece en algunas de estas canciones. Sin embargo, creo que hay otras referencias que probablemente no se habían aparecido [en nuestro trabajo] hasta este álbum, o quizás la forma en la que se presentan hoy es diferente a [la forma en que se habían aparecido] en el pasado.

Para mí este álbum tiene un acercamiento más amplio. Siento que, como la banda está cumpliendo 28 años y como casi todos nosotros ya estamos en nuestros cincuentas, hay una cosa ecléctica o una libertad en el departamento de creatividad que se muestra perfectamente en este álbum. Y me gusta esto, me gusta ver la traducción de lo [que] Café Tacvba es ahora. Estas referencias [de los 70] probablemente llegaron ahí de manera inconsciente. Digo, no es que lo hubiéramos platicado como de: ¿Por qué no hacemos una canción que tenga este elemento o este factor?

Fue más orgánico.

MM: Sí, exacto.

¿Dónde lo grabaron?

Enrique “Quique” Rangel: Lo grabamos en Los Ángeles, en Burbank. Cuando hicimos demos en nuestro estudio, sacamos algunos tracks que fueron usados en las mezclas finales, pero lo grabamos en octubre del año pasado. Nos reunimos ahí con Gustavo Santaolalla y los productores, y también con Joey Waronker, quien es un baterista que admiramos. Él trabajó con nosotros en un álbum que hicimos en 2003 y esta vez grabó 12 de las canciones del disco. En algunas de las canciones sabíamos qué teníamos en mente, pero otras canciones florecieron alrededor de los ritmos que él propuso y fue algo muy interesante para ver, el ser parte de este proceso en nuestras propias canciones, ver cómo podían formarse de una forma distinta a la que habías imaginado, una forma mejor.

Todo suena a que fue muy rápido; ¿qué no salió el primer sencillo en otoño del año pasado?

QQ: Sí, pero ese sencillo no llegó al álbum final. Sin embargo, nos ayudó a desarrollar una relación con Mick Guzauski. Él fue el ingeniero de mezcla y ha trabajado con Daft Punk. Esta fue la primera canción en la que trabajamos con él y nos ayudó a imaginarlo trabajando en las mezclas finales de las otras 13 canciones.

Lead singer Rubén Albarrán. Photo by Elea Franco.
Lead singer Rubén Albarrán. Photo by Elea Franco.

El otoño fue un momento muy cercano a las elecciones [presidenciales en EEUU]. ¿Tiene el álbum alguna influencia de ello? ¿Se encontraron reaccionando a las cosas que estaban pasando en EEUU, o tal vez en México, en esos momentos?

MM: Creo que todos los cambios que ocurren en la vida te afectan, desde tu día hasta la forma en la que vives y la forma en la que creas. No sé si -y probablemente me estoy preguntando esto a mí mismo- no sé si veré esos cambios, esos cambios en la vida, cambios políticos, reflejados en este álbum. Estoy seguro de que están ahí; de hecho, hay una canción en el disco que habla específicamente de un problema que hubo hace dos años en México. Bueno, no es específicamente sobre eso-

QQ: No de forma literal.

MM: —pero está ahí. Creo que esos cambios te hacen pensar y crear de forma diferente. Y estoy seguro de que todos esos cambios, políticos y mediáticos, nos pusieron en una posición para crear algo que puede ser escuchado como música de hoy, aún cuando no somos una banda joven. Lo que sí es seguro es que cada uno de nosotros, y como banda, somos muy conscientes de los problemas y de la relación que tenemos [con ellos]. En este caso particular, como mexicanos y como latinoamericanos con Estados Unidos. Pero al mismo tiempo estamos muy felices y cómodos por estar trabajando [en EEUU], sabiendo qué tan incómoda es la situación para mucha gente.

¿Que cómo se traduce eso a la música y las letras? Hay artistas que lo hacen de forma literal: Sí, estoy muy cómodo con esto, de hecho. Pero, para empezar, probablemente no somos ese tipo de artistas. Somos el tipo de artistas que tienen una postura acerca de [estas cosas] y tratamos de ser muy consistentes con ello. El momento en que realmente lo vemos es cuando tocamos en vivo. Estamos empezando una nueva era con esta nueva relación [entre EEUU y México] y con estas nuevas políticas sobre inmigrantes, alrededor de las personas que llevan aquí [viviendo] años pero que probablemente tuvieron algún problema con sus papeles y que ahora son non grata en los Estados Unidos. Esto es extraño para nosotros, ¡para todos! Este país es tan grande y poderoso gracias a la forma en la que le permiten a tantas culturas formar parte de él, pero ahora están diciendo que no es así… eso es extraño. Es… algo poderoso, y vamos a empezar a vivirlo y [nuestro público] va a tener que enfrentarse a eso cuando vengamos a tocar aquí. Vamos a ver qué pasa.

Enrique "Quique" Rangel. Photo by Elea Franco.
Enrique "Quique" Rangel. Photo by Elea Franco.

Esto da pie para otra de las preguntas que quería hacerles: en febrero ví que estaban pensando en hacerle algunos cambios a su canción “Ingrata" para mostrar solidaridad en la lucha contra el feminicidio. Llevan muchos años juntos como banda y parecería que todos los integrantes del grupo han cambiado con el paso del tiempo y se han vuelto más conscientes socialmente, así que tomar una decisión sobre si tocar o no “Ingrata” debe haber sido muy importante para ustedes como banda. Me pregunto dos cosas: ¿Qué decidieron hacer con la canción? Y también, ¿cuál piensan que sea el papel de los artistas hoy en día cuando se trata de alzar la voz en temas políticos?

QQ: Decidimos no tocarla, por lo menos en este periodo. Las letras de “Ingrata” son una parodia de la forma en que están escritas muchas de las letras de canciones tradicionales mexicanas: Te amo, pero tú no me amas, entonces te voy a odiar hasta que te mate. [ríe] Básicamente.

Yo soy mexicana, entonces—

QQ: ¡Okey!

—sé de qué tipo de música están hablando.

QQ: Pero ahora, de repente nos dimos cuenta de que tal vez ya no es chistoso,, y una forma de llamar la atención de la gente hacia este problema es quitar la canción de nuestro setlist. Y hacer que la gente esté consciente de un problema que, de cierta forma, es social y culturalmente aceptado. Pero tal vez es momento de ver las cosas de forma diferente.

Y volviendo a la otra pregunta: ¿Cuál creen que sea el papel del artista en esta—

QQ: Ah, y creo que los artistas tienen el derecho de hacer lo que creen que es mejor para ellos y la sociedad en la que viven. Para nosotros es difícil tomar una postura política y decir: Esta es la forma correcta de vivir tu vida y esta es la forma incorrecta de vivir tu vida. Preferimos llevar la atención a nuestra música y hacia nosotros y tratar de redirigirla hacia los problemas en los que creemos que hay poner más atención. Incluso en esta era de la información, la gente a veces necesita que otras personas, a las que siguen o admiran, les [den un ejemplo a seguir]. Si les decimos, “mira, fíjate más en esto”, no estamos cambiando, o bueno, por lo menos no pensamos que vamos a cambiar la mente de las personas, pero al menos los hacemos más conscientes. Si nuestra música sirve para estas cosas, entonces vale la pena.

Emmanuel "Meme" del Real. Photo by Elea Franco.
Emmanuel "Meme" del Real. Photo by Elea Franco.

Otra cosa que quiero preguntarles es: Café Tacvba es una de esas bandas que son increíblemente populares en México, pero puedes decirle el nombre del grupo a cualquier persona en los EEUU y sabrán quienes son. Aún cuando existe esta idea entre los escuchas angloparlantes de que la música Latina es sólo para hispanoparlantes, para Latinos o para gente que no vive en Estados Unidos, esto no ha sido así con ustedes. Así que me pregunto cómo responden ustedes a esta idea y cómo encaja con la forma en la que ustedes hacen música, pensando en su banda como una o la otra.

QQ: Nosotros hacemos música como una forma de expresarnos. Y nos expresamos en español. Cuando llevamos nuestra música a los diferentes públicos, no tienes que pasar un examen de español, ni importa qué tan calificado estás para entender nuestras letras. De la misma forma, nosotros escuchamos a muchas bandas cantar en inglés sin tener la menor idea de qué están diciendo, hasta que crecimos y dijimos, “Aaaaah, ok, estaba venerando al diablo” [a mí] ¡Osbourne! [se ríe]. No habíamos tenido la necesidad de comunicarnos en inglés hasta ahora; desde luego, podríamos tal vez vender más discos, pero sería deshonesto hacer [música en inglés] sólo porque podríamos vender más discos. Tendría que haber otra razón para hacer [música en inglés] y creo que esta situación en EEUU es una buena razón. [ríe] Pero todavía no.

Ustedes suelen esperar un par de años entre disco y disco. Sin embargo, para este último par de álbumes han esperado cuatro o cinco años entre discos. ¿Viene otro álbum después de este, y tendremos que esperar cinco años para escucharlo?

MM: Espero que no. Espero que no, respondiendo a la segunda pregunta; no, respondiendo a la primera, no viene otro álbum pronto porque no lo tenemos. Sin embargo, queremos creer que ahora que somos independientes, o al menos que no estamos firmados con una disquera trasnacional, estamos trabajando la mayor cantidad de tiempo posible, con un nuevo equipo que nos respalda, con un equipo que se está encargando de nuestra música y de cómo lanzarla, cómo compartirla, entonces estamos pasando por un momento muy emocionante.

¿Es el streaming algo en lo que están pensando en este momento, cuando piensan en la distribución del álbum?

QQ: Ahora tenemos que estar pendientes del streaming. Hasta este año, yo no lo tenía—

¿De verdad?

QQ: Sí, de verdad.

¿Qué tienes ahora?

QQ: Ahora tengo estas cosas llamadas discos. [reímos]

Joselo Rangel. Photo by Elea Franco.
Joselo Rangel. Photo by Elea Franco.

Nunca había escuchado hablar de ellos.

QQ: ¿Cassettes? No, tengo Apple Music. No estoy metido en las redes sociales, entonces no entiendo bien esa forma de pensar. Lo que más me gusta de haberle entrado al streaming es que estoy escuchando muchos discos de los 70 y 80 que no había podido escuchar.

Eso fue lo que dijo mi papá cuando entró, o más bien, cuando salió iTunes—

QQ: [se ríe]

—que podía comprar cualquier disco.

QQ: Sí, tengo la esperanza de que me va a hacer más consciente de lo que está pasando en la música hoy en día. Me va a ayudar a no ser el viejito cascarrabias que dice: ¡La música cuando yo tenía 20… ! [se ríe]. No, no. Todavía no.

¿Qué música nueva has estado escuchando?

QQ: The xx.

Acaban de sacar un gran álbum.

QQ: Buenísimo. También a Sleaford Mods.

MM: Yo escucho a Barney, porque ahora tengo una familia. Principalmente en el coche, música de niños. [ríe] Nah, por supuesto que escucho, pero la mayoría del tiempo es como: Oye papá, pon esto… una y otra y otra vez.

QQ: Es muy interesante. Yo también soy papá y mi hija de dos años está descubriendo a The Beatles. Son buenísimos como música para niños.

MM: Y es impresionante, te das cuenta de por qué algunos artistas como The Beatles y Michael Jackson son tan buenos. Es como, poom. [Los niños] tienen un año, dos años, y hay una cierta conexión [que tienen con la música] que no tiene que tener una explicación. Sólo pasa. Es fantástico. De hecho, [pasa] con algunas cosas nuevas, también. Así que escuchas a través de los oídos de los niños y te puedes dar cuenta de qué música llegó para quedarse, tan sólo a través de ver el gusto musical de los niños.

¿Escuchan los viejos éxitos de Café Tacvba?

QQ: ¿Nosotros?

No, los niños.

QQ: Ah, sí. De hecho, mi hija está muy consciente de este álbum.

¿Lo ha escuchado varias veces?

QQ: Sí. Le gusta, sí. .

Esta entrevista ha sido resumida y condensada por claridad.

Advertisement