Síguenos

Advertisement
Foto: Mark Humphrey / AP

Los latinos que radican en Estados Unidos escuchan una variedad interesante de géneros musicales. Además, son fieles seguidores de la radio hispanoamericana que puede escucharse en estaciones ubicadas en ese país. Ya sea reggeatón, salsa o música cristiana, esta audiencia ha crecido exponencialmente en Norteamérica y los números demuestran cómo las raíces ideológicas, la religión y las costumbres se han arraigado y han migrado junto con ellos.

Un estudio realizado por Nielsen el año pasado indica que los adultos hispanoamericanos son ávidos oyentes de radio. Desde 2011, la audiencia semanal nacional de radio hispana creció un 11% (de 36,5 millones a 40,4 millones). Por otro lado, los oyentes más jóvenes son cada vez más biculturales por lo que escuchan música tanto en inglés como en español a través de plataformas digitales pero no han dejado la radio.

Como resultado, la participación de los oyentes hispanos en una edad que abarca de 18 a 49 ha dejado de escuchar música regional mexicana mientras que los éxitos en inglés han despuntado en popularidad con este grupo demográfico. Artistas de música latina como Enrique Iglesias, Jennifer López y Pitbull que han lanzado canciones en ambos idiomas han llegado a los oídos de cada vez más jóvenes nacidos en Estados Unidos.

Sin embargo, la mayoría de los hispanos -sin importar la edad o país de origen- tratan de preservar su cultura. El 85% está de acuerdo en que su cultura es importante. Gracias a la tecnología y sus beneficios los latinos e hispanos tienen cada vez más acceso a su herencia cultural y a su lenguaje a través de la música.

La radio llega a casi todos, pero el uso de dispositivos móviles es cada vez más común y los teléfonos inteligentes alcanzan al 83% de la población hispana por lo que el consumo de medios en línea también ha crecido significativamente entre 2006 y 2014.

Hoy en día, con los servicios de streaming como Spotify, Tidal, Soundcloud, Pandora y más, se puede conocer el número exacto de cuantas y qué personas han escuchado los diversos géneros musicales. La página web de radio por internet, Pandora, ha revelado recientemente algunos datos que reflejan principalmente la heterogeneidad en el gusto musical de los latinos.

Curiosamente, su estadística arroja que la música cristiana se encuentra en la cima de las reproducciones de streaming (en esta plataforma) rebasando a géneros como el reggaetón y la salsa. Los artistas cristianos más escuchados son Hillsong Worship (banda originaria de Australia de rock pop), MercyMe (banda tejana con influencias de indie rock) y Chris Tomlin (cantautor de éxitos como "How Great Is Our God"), quienes desde 2015 encabezan la lista de los adoradores mejor posicionados del subgénero en la cifra de Billboard.

Dentro del listado de los artistas más escuchados en el mundo secular se encuentra la Banda Sinaloense MS de Sergio Lizarraga, seguido de Romeo Santos, Ozuna y Cumbia Sonidera. Geográficamente, tanto en el norte como en el sur, la religión es la columna vertebral en el uso de la plataforma digital: en Nueva York, Los Ángeles, Chicago, Houston, Miami y San Francisco la comunidad latina es devota a su fe que proviene de sus antepasados. Y es que a pesar de la denominación "cristiana", la música de connotación religiosa en Estados Unidos contiene letras que abarcan cualquier creencia dentro de los cánones católicos, que la mayoría de las veces es la religión principal de los mexicanos, colombianos y brasileños. Esto demuestra la unión bicultural de los latinos en la vida anglosajona a través del lenguaje.

Reforzando estas investigaciones, Jorge Andrés Herrera, académico de la Universidad de California que ha estudiado a fondo el comportamiento de la comunidad latina en Estados Unidos, menciona que la música le ayuda a los latinos a construir su identidad. "Creo que los latinos que residimos en America finalmente estamos aceptándonos como somos, quiénes somos y estamos empezando a abrazar nuestra biculturalidad. El hecho de que podemos escuchar música en inglés y en español y aún así identificarnos ", menciona el profesor mexico-americano quien además observa frecuentemente una inquietud en sus alumnos por conocer sus raíces.

Advertisement