Síguenos

Advertisement
Foto: Evan Agostini / AP

En lo que va del 2018, muchos artistas han anunciado su retiro. Sus declaraciones bien podrían ser tomadas como una broma, considerando que en la escena musical ocurre frecuentemente que un artista dice que se retira y no lo hace. Elton John, Paul Simon y Neil Diamond son algunos de los casos.

En una entrevista para Rolling Stone, Neil Young hizo algunas declaraciones sobre el tema: “cuando me retire la gente va a saber porque estaré muerto. Ellos lo sabrán. ‘No volverá, está retirado’ y yo voy a decir ‘no voy a volver’ ¿Qué clase de tontería es esa?”, dijo el músico estadounidense cuando le preguntaron sobre las giras de retiro que han anunciado artistas de su generación.

Y es que, desde hace décadas, los músicos que terminan lucrando con giras de despedida interminables se contradicen al señalar que a los 50, a los 60 o a los 70 años les será suficiente y no querrán seguir tocando en vivo. En los años sesenta, Mick Jagger le dijo a la prensa británica “Cuando cumpla 33 años, me retiro. Ese es el momento en que el que un hombre tiene que dedicarse a otras cosas. No quiero ser una estrella de rock durante toda mi vida”. Hoy en día, The Rolling Stones, banda a la que pertenece, se encuentra en la Stones No Fliter Tour, su gira número 48 en más de 50 años de carrera.

En un artículo al respecto, Rob Sheffield de la revista Rolling Stone pone algunos ejemplos: durante los setenta, David Bowie le decía a los medios frases como "hice mi último roll de mi rock” pero no fue hasta 2016 que concluyó su carrera con Blackstar. The Who, durante la gira en la que promocionaron el álbum It’s Hard (1982) señalaron que se convertiría en la última "antes de transformarse en parodias” de ellos mismos. Sin embargo, la banda se reunió en 1989 para continuar tocando hasta la fecha.

Por su parte, Eric Clapton dijo en 2001 que estaba cansado: "Esta es la última vez definitiva. Estoy indigesto, cansado, no puedo tocar solos (de guitarra) largos sin aburrirme”. A pesar de sus declaraciones, Clapton continúa en una gira por Europa a pesar de padecer neuropatía periférica, una enfermedad que en ocasiones le ha impedido tocar el instrumento por el que fue descrito como un “dios” en los sesenta.

Sin embargo, parece que en años recientes la muerte de íconos de la música ha preocupado a los empresarios de la industria musical, quienes en 2016 juntaron a algunos tótems para realizar el festival Desert Trip (conocido burlonamente como Oldchella) en el que The Who, The Rolling Stones, Roger Waters, Paul McCartney, Neil Young y Bob Dylan tocaron en Indio, California, durante dos fines de semana.

Sheffield concluye que los músicos se han acostumbrado a estar en giras y que no existe otra forma de vivir para ellos, citando a los propios Stones o a The Who, quienes han dicho que si no hicieran lo que saben hacer mejor se volverían locos. Sin embargo, suele suceder que las giras interminables de estos viejos ídolos no trascienden más allá de la nostalgia y lo sólido de sus shows.

Como si se tratara de una historia de amor, y considerando que los músicos no quieren dejar ir el negocio pero sí lucran con sus amenazas de marcharse, nos preguntamos ¿para qué tanto decir que te vas si al final del día te quedas?

Advertisement

Relacionados