Síguenos

Advertisement
Foto: David Oziel / AP

Son muchas las historias de bandas a quienes les han robado su nombre o que han sido acusadas de usar indebidamente la marca de otros. El intrincado mundo del registro de nombres y derechos de propiedad no es precisamente el fuerte de los artistas, por eso es frecuente que cometan el gravísimo error de confiar ciegamente en sus representantes.

Bronco, por ejemplo, llevaba 14 años sin poder llamarse de esa manera. El anuncio de la recuperación de su nombre original a principios de año nos inspiró para hacer esta lista con los casos más dramáticos de batallas legales sobre los derechos de los nombres.

Caifanes
Saúl Hernández vs. Alejandro Marcovich
Una disputa que inició en los noventa entre los músicos Saúl Hernández y Alejandro Marcovich, quienes lucharon por años para utilizar el nombre de la banda. Finalmente en 2007, y tras pagarle alrededor de 2 millones de pesos al guitarrista, Saúl resultó ganador. Sus declaraciones al respecto fueron bastante escuetas: “El nombre se recuperó, ya está en nuestros archivos, ya tenemos el nombre de regreso”, dijo entonces a los medios.

Julión Álvarez
El cantante vs. sus representantes
Al inicio de su carrera, la oficina que representaba al cantante chiapaneco le ofreció realizar los trámites legales para registrar su nombre. El pequeño detalle es que lo hicieron ¡bajo su propiedad!, señaló Univisión. La infamia no terminó ahí: lo hicieron firmar un contrato por cinco años para permitirle recuperarlo después de este periodo. Al cumplirse el plazo, la agencia, con sede en Monterrey, intentó extenderlo por otros dos años, pero Julión dio pelea para que esto no pasara.

The Beach Boys
Al Jardine vs. Mike Love y los herederos de Carl Wilson
Esta pelea inició cuando Al Jardine, cofundador y guitarrista de los Beach Boys, usó el nombre de la banda para promover unas giras que hizo por su cuenta, hasta que en 2000 fue señalado por infringir la ley al violar una marca registrada, reportó El País. La demanda llegó cuatro años después, cuando Mike Love y los herederos de Carl Wilson (otro miembro fundador) lo demandaron por 2,2 millones de dólares. Fue hasta 2008 cuando finalmente llegaron a un acuerdo.

Kinky
La banda vs. Marco Antonio Rodríguez & Susana Zabaleta
Kinky ha peleado por su nombre en dos ocasiones. La primera fue en 2004 cuando una agencia del Ministerio Público de la Ciudad de México los detuvo durante 24 horas por el delito de falsificación de marca.

Según el abogado de quien los acusó, los derechos de explotación del nombre pertenecían a Marco Antonio Rodríguez Otero, quien se supone que ya había grabado algunos álbumes con ese nombre. Después del incidente, no se publicaron otras notas al respecto y Kinky siguió usando su nombre, por lo que es posible inferir que llegaron a un acuerdo con el tipo que los demandó.

Años más tarde, en septiembre de 2010, los integrantes de Kinky promovieron un procedimiento administrativo contra la cantante Susana Zabaleta ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) por lo que consideraban un uso indebido de la marca Kinky, de su propiedad desde 2004, reportó El Universal.

Zabaleta había estado usando el nombre en sus presentaciones y para la promoción de su álbum Kinky, retorcido. En octubre de 2011 el IMPE dictó la resolución que dio la razón a la banda y obligó a Zabaleta a abstenerse de seguir usando su marca, además de que tuvo que pagar una multa por 600 mil pesos.

New Order
Peter Hook vs. Bernard Sumner
Desde su salida de New Order en 2007, Peter Hook (ex bajista de la banda) emprendió una batalla legal contra sus ex compañeros –en especial contra Bernard Sumner– por los derechos de las canciones de New Order. En una entrevista con Noisey publicada en marzo de este año, Hook dijo al respecto: "Siendo honesto, creo que si no se hubieran vuelto a formar sin mí en la manera horrible en la que lo hicieron, probablemente no me hubiera metido en todo esto". Lamentablemente se trata de una desgastante pelea que no ha llegado a su fin.

Bronco
La banda vs. Óscar Flores, su exrepresentante
Después de hacer una pausa de seis años en su carrera (de 1997 a 2003), Bronco se topó con la noticia de que su nombre le pertenecía a su exrepresentante Óscar Flores, reportó Univisión.

Para no tener que beneficiar a ese tipo prefirieron usar el nombre El Gigante de América, alias con el que muchos de sus seguidores los identificaban. En entrevista con Univisión, Lupe Esparza dijo al respecto: “No tiene la culpa la persona que lo tenía, la culpa la teníamos nosotros por ser buenas personas, por ser gente que confía, por ser gente de alma transparente, pero esta vida no es así, tan fácil”.

No fue sino hasta principios de este año que Bronco pudo volver a usar su nombre, hecho que celebraron con el lanzamiento del álbum en vivo Primera fila.

Después de 14 años sin poder usar su nombre y metidos en una batalla legal que parecía no tener fin, Lupe Esparza, líder del grupo, dio un consejo a las nuevas bandas: “Invito a los grupos nuevos que se pongan muy truchas con su nombre, que no lo cambien, no firmen cualquier papel y ese tipo de cosas, y no confíen en nadie. Su nombre es de quien lo tiene y de quien lo trabaja”, dijo en entrevista con Univisión.

Advertisement