Síguenos

Advertisement
Puff Daddy

En entrevista para la más reciente edición de la revista Variety, Sean Combs, rapero y productor estadounidense mejor conocido por los alias de Puff Daddy, Puffy y P. Diddy, habló sobre los problemas de segregación que sufre la industria musical y el legado de Bad Boy Records, disquera que comenzó a mediados de los años noventa y que representó a la costa este en Estados Unidos.

“Tenemos estas compañías discográficas que hacen mucho dinero de nuestra cultura, de nuestro arte, pero no invierten o incluso creen en nosotros”, señala el rapero acerca de los empresarios que han aprovechado la avalancha comercial que ha representado el hip hop y la cultura afroamericana en el mainstream durante los últimos años.

“No existe ningún CEO negro en una compañía discográfica… tiene sentido darle oportunidad (a los ejecutivos de color) y aceptar la evolución, pero todavía no superamos esa barrera de solo ser presidentes o vicepresidentes… eso es tan malo como el hecho de que no hay dueños mayoritarios de color en la NFL”.

Black Panther fue un experimento cruel porque vivimos en 2018 y es la primera vez que la industria del cine nos da un espacio justo a nivel mundial”, menciona el también ejecutivo sobre el reconocimiento de la cultura negra en la cinematografía y el éxito de la cinta de Marvel Studios, que se convirtió en la película de superhéroes más vista de todos los tiempos hasta la fecha según Forbes.

“Solo tenemos el 5% el capital de riesgo invertido en cosas negras -negocios de negros e ideas de negros-, no puedes hacer nada sin dinero, sin recursos”, dice Diddy respecto a la economía estadounidense y la segregación.

Sobre la situación actual y los símbolos de la comunidad negra que han destacado en el mundo, expresa: “cuando tenemos estos recursos, los tenemos muy por encima. Cuando Adidas invierte en Kanye y todo sale bien, tenemos los resultados correctos. Cuando Live Nation invierte en artistas y los pone a tocar en las mismas arenas en las que se han presentado bandas como U2, tenemos buenos resultados. Black Panther, esta moda negroide; todo se trata de prosperidad y esa es mi intención, que seamos capaces de competir”.

Acerca del impacto que Bad Boy Records, compañía discográfica que dirige desde los noventa y que ha tenido dentro de sus filas a músicos como Biggie Smalls y Janelle Monae, el rapero dijo: “nunca entendí el impacto que tuvimos en la música. Entiendo lo que hicimos en aquel tiempo, pero no cómo continuó; no pensé que era posible que el hip hop y el R&B madurara como actos legendarios como The Rolling Stones, U2 o The Grateful Dead”.

“Siento que estamos en tiempos disruptivos y cuando anuncio que estoy haciendo música es equivalente a lo que era con Bad Boy. Estoy enfocado actualmente en Revolt (sello discográfico) y en apoyar a otras disqueras, en ser emprendedor y apoyar a otros empresarios, pero con la misma actitud de Bad Boy. En este momento estoy en búsqueda de talento ejecutivo y creativo, justo como lo hacía cuando buscaba raperos y cantantes”, agrega.

Breve historia del legado de P. Diddy y Bad Boy Records

La historia de Combs como empresario comenzó en Harlem a los 11 años de edad, cuando engañó a los dueños de un periódico sobre su edad y trabajó repartiendo diarios. Mientras estudiaba en la universidad de Howard conoció al productor Andre Harrell de Uptown Records.

En esa disquera, Diddy llegó a trabajar como representante comercial de artistas como Jodeci y Mary J. Blige. Despedido del lugar, el rapero decidió fundar Bad Boy y de la mano de su amigo The Notorious B.I.G. consolidó una escena propia de Brooklyn y la costa este firmando a una serie de raperos como Craig Mack, Mase, Shyne, Janelle Monae y la propia Mary J. Blige.

Actualmente, Bad Boy opera bajo la dirección de Epic Records, una división de Sony Music Entertainment y como parte de sus miembros directivos se encuentra Kanye West.

Advertisement

Relacionados